Farala IV: Finale Insieme

Pocos días después de aquel encuentro fortuito contigo en aquella tienda (ver Farala II), me fui a Barcelona para concursar en Saber y Ganar.

Es uno de los contados programas de TV que en mi familia siempre hemos seguido.

Un par de días antes de mi viaje, mi madre supo que me llamaba Olga. Podría habérselo dicho después de la emisión del programa, pero no me pareció bien dejarlo como sorpresa. Habría sido un tanto frívolo.

A mi regreso de la grabación, mi madre me recogió en el aeropuerto.

Era la primera vez que mi madre me veía así (foto), que se veía obligada a llamarme por un nombre que no me había puesto ella.

Apenas dijo nada. Su mirada de horror y estupefacción no se me olvidarán. Al día de hoy, no sé qué pensaron o dijeron mis madre y padre de mi participación en el concurso. Ni siquiera sé si lo vieron. No me he atrevido a preguntar.

Es difícil evaluar si una salida del armario así, a bombo y platillo, fue buena idea o no.

Es una de las cosas que siempre quise hablar contigo, Farala. No sólo por ser quien eres, o porque sabes lo que sabes, sino porque no puedo evitar relacionar aquel encuentro fortuito en aquella tienda con mi aparición en Saber y Ganar.

Años antes ya venía usando el seudónimo con el que me presentó Jordi Hurtado en el programa: Olga Cambasani. Lo había acuñado revolviendo las letras de mi nombre y apellidos originales. Un juego muy literario, ¿verdad? un tanto egocentrista, narcisista si me apuras, sí… Soy así. Yo soy ésssaaaaa….

Algo de azar también hubo, porque

  • Olga Valero Cambasani
  • Rosana Gamboa Caviell
  • Amara Blesco Gavilano
  • Blasa Amigó Calvareno
  • Eva Mansilla Cobarago
  • Isabel Omago Valcarna
  • Macarena Villas O’Boga
  • Mairena Gallava Bosco
  • Maura Cabello Agosian

contienen todos las mismas letras. Elegir un seudónimo no fue como decidirme por un peinado o un color de labios. Fue una mezcla tanto de circunstancias como de letras.

Tenía que ocultar el apellido de mi familia. Por mucho que te reconozcan, usar un apellido extraño aleja las posibles desgracias de los tuyos. No me avergüenzo de ello. Interioricé la culpa. Suele pasar cuando te quieres morir.

Empezar ésa mi verdadera vida no fue la realización de un sueño, sino el despertar de una pesadilla. Me esperaban tiempos duros. Ninguno tanto como interpretar un papel en lugar de vivir.

Años antes de ese enero de 2000, Olga Cambasani era real, pero sólo en Internet. Por eso me conocieron antes en el extranjero que en España.

Descubrí que esa web-vida tenía que pasar al mundo real, o me moriría. Me puse fecha de muerte: 30 de octubre 1998. Un amigo, preocupado, me llamó dos días antes: “Olguita, ¿cómo estás? Me tienes preocupado…” Fue una conversación anodina, corta. Paco nunca supo que me había salvado la vida.

¿Comprendes por qué te comprendo? Hay verdad de un lado y fingimiento del otro. Vives por no morir. Hay que encontrar el hilo conductor, o algo…

El hilo de Ariadna teje nuestras historias. Fingimos ahí afuera mientras aquí proyectamos sueños, proyectos, afectos inasibles, creamos mitos sin cavernas. Luchar por una vida mejor siempre es una ilusión si no nos sentimos vivas en todos los instantes que nos hacen latir.

¡Cuántas veces no habremos deseado dormirnos, soñando que todo fuera un mal sueño!

La vida es UNA. No la decidimos. Nuestro género tampoco. La fragmentación de los constructos son un puzzle al que siempre le faltan piezas. Por eso Del LaGrace Volcano sólo puede reivindicarse. Las frases brillantes y las imágenes rompedoras que asombran o escandalizan sólo estimulan a quienes se aburren.

Por eso cajco y seguiré cajcando.

Mi ratita está a punto de llegar. Estoy preocupada, se encuentra mal de la tripa. Y no le gusta conducir de noche.

Anuncios

5 comentarios en “Farala IV: Finale Insieme

  1. si no fuera la tuya, ni tan dolorosa te diría que es una historia magníficaimporta acaso la mirada de una madre que ha visto con los ojos lo que no ha sabido ver con el alma?conozco esas llamadas salvadoras, los que las hicieron tampoco supieron de su importancia, quién sabe por qué es o debe ser así…un beso

    Me gusta

  2. Pocos días después de aquel encuentro fortuito contigo en aquella tienda yo empecé a atar cabos (ya me vale). Los cabos de cuando me dijiste bajito en el bellas artes que las traducciones que leía tu ex (firmadas Olga Cambasani) eran tuyas (y yo pensé y por qué no llevan TU nombre?, pero discreta, o superficial, que es una no dije nada), de los restos de esmalte de uñas que te veía en los dedos, cuando me ayudabas con aquel primer ordenador en mi nuevo despacho. El rimmel. Y más cabos, más. Pero no lo puse todo junto hasta el día del encuentro fortuito. Te tengo que decir que a mis padres les encantaste. Eres la concursante favorita de mi madre (que si sabe de ti) de todos los tiempos, y mi progenitor (que no sabe de ti porque nunca le digo nada), te encontró “sublime, inteligente y con mucha clase” (aunque tengo que decirte que si hubiera sabido que eras lesbiana no hubiera dicho nada eso) Y hay otra persona importantísima en tu historia y es tu ex y mi mejor amiga. Yo se que la quieres y que sabes que ahora es feliz, pero ella si que sintió tu despertar como una muerte. Porque para ella si que fue un luto, enorme y silencioso, (quita ya mis pozos, su duelo fue una enorme caverna, con ecos). Cajca, Olga, sigue cajcando, que me gusta mucho lo que cajcas. besicos

    Me gusta

  3. y gracias por la sinfonía, me la he impreso para no perderla nunca. No me la merezco, pero gracias (y quita por dios, lo de la verificación de la palabra cada vez que te djamos un mensaje!)jajaja

    Me gusta

  4. Yo también conocí parte de esa historia, al menos desde lejos.Veras Olga, solo puedo decirte que eres una gran persona,y una gran mujer por la que siempre he sentido admiración y mira tu… siempre dicen que el respeto se gana, pues tu siempre me diste un gran respeto.

    Me gusta

  5. Marga: “On ne voit bien qu’avec le coeur” (<>Le petit prince<>, Saint-Exupéry). Mi madre ha aprendido a abrir los ojos, pero en aquel momento le pudieron otros sentimientos. Gracias.Farala: ¿Ves como tenemos mucho que hablar? 🙂 Gracias por recordarme lo de Manzanita, hace tiempo que barrunto un post sólo para ella. He hablado con ella alguna vez de esa “muerte”. No sé si me he perdonado a mí misma ese “asesinato”. :-***gata: gracias, mi niña. Ya sabes que tú también tienes todo mi respeto y consideración. Mmmuakasss.

    Me gusta

Gracias por comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s