Mi Ratita linda

Algunas cosas, como hablar con mi corazón, las hago mejor por escrito. A ti no te gusta escribir. Y eso que nos conocimos escribiendo

Entonces te estabas dejando crecer el pelo. En cuanto pudiste, te hiciste 2 coletitas minúsculas. Es la primera imagen que tuve de ti. Con tu carita redonda parecías Minnie Mouse, por eso te puse Ratita. Me encanta tirarte del pelo para besarte, pero sin duda te queda mejor corto.

A falta de palabras, haces fotos, muchas a ti misma. Si tuvieras un poco de orden, podrías hacer un diario con ellas. Ésta te la hiciste regresando de Barcelona, uno de los fines de semana que fuiste a pasar conmigo. Se te nota la carita de cabreo y tristeza, y llevas la camiseta que te regalé. Te gusta tanto La Oreja de Van Gogh

Pronto cumpliremos 2 años. Lo escribo y recuerdo. En enero hará dos años de esa juerga de cumpleaños en Leganés cuando me presentaste a tus amigas. Yo era tu “amor catalán”, la profe de idiomas de Sabadell con la que charlabas por el Messenger. Nadie daba demasiado por esa relación a distancia. Quizá nosotras tampoco entonces.

No hubo lugar a aferrarse a nada. Todo estaba escrito.

Te escribía una carta de amor al mes, desde la distancia, aunque hablábamos por teléfono al menos una vez al día. Desde que vivimos juntas, apenas te he escrito nada. Error, grave error, craso y tremebundo. Olvidé que mi corazón es todo letras. Mi ser entero es letras. Mi nombre también lo es, ya sabes cómo nació. Nuestro amor también vio la luz así, entre las teclas de un ordenador.

Una imagen no vale más que mil palabras. No se deben comparar valores, y menos si se trata de amor. Al abrir este blog, decidí dedicar una foto semanal a nosotras. Ahora te dedicaré un post al mes, como antes. ¿Podría convertirse en rutina? Siempre se corre ese riesgo…

Me sigues dando paz, sigo sintiéndome el barco que tocó puerto y sabrá volver a navegar, con la tripulación al completo, y sin perderse. Me has hecho madrastra, un poco a-la-sí-o-sí, pero feliz. Ya no busco motivos para vivir, porque al fin tengo una vida.

Me das sexo hermoso, sin remilgos, y me siento enormemente deseada. Alimentas mi coquetería sin celos, me besas en público con orgullo. Y aunque les suene estúpido a algun#s, en la moto me siento una sola contigo, libre y voladora.

Se estropeó tu última sorpresa. Lo siento, llamaron de la joyería y cogí yo el recado. Sí, qué putada, ahora sé que habías encargado mi nombre en letras de plata. Es lo que tiene vivir juntas, ¿no?

Tú con ese gesto en joya y yo con este post en palabras, nos decimos una vez más, y siempre esperando el siguiente

TE QUIERO

Anuncios

Un comentario en “Mi Ratita linda

  1. hace poco vero me había comprado un regalo y le mandaron la confirmación del envío por e-mailyo vi el mail y creí que era un spam… soy una tarada imperdonable!!!cuando me lo entregó y yo me sorprendí creyó que estaba fingiendo…bss!

    Me gusta

Gracias por comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s