20-N

He buscado una imagen adecuada para ilustrar esta fecha y su significado, pero todas me parecían demasiado violentas o insulsas. Finalmente, me decanto por ésta, la placa de la ruta 20 de los moteros americanos.

Ayer se cumplieron 33 años de la muerte de Franco, el dictador, el Caudillo, el Generalísimo, el traidor, Paco el Rana, a.k.a. Francisco Franco Bahamonde.

Cada vez que llega esta fecha lo recuerdo. Era jueves y brillaba el sol, algo poco común a finales de noviembre a orillas del Cantábrico, donde vivíamos entonces. Me levanté contenta, porque iba a desayunar con mis padres. Los demás días entraba en clase a las 8 de la mañana, y desayunaba en la cocina, antes del amanecer, sola. Pero precisamente los jueves no empezaba hasta las 10.

Me faltaba un mes exacto para cumplir 13 años y cursaba Cinquième (equivalente a séptimo de Primaria). Cuando mi padre me oyó llegar al comedor, me dijo, alegre como el excepcional día de noviembre que había amanecido: “¡Buenas noticias! ¡Franco ha muerto!” Sí, eran buenas noticias para todo mi entorno y para mucha más gente, aunque a decir verdad sólo me fui dando cuenta de ello con el pasar de los años.

Por aquel entonces, la palabra libertad sólo tenía para mí una dimensión personal e individual. O sea, significaba “hacer lo que me salga de las narices”, con unas limitaciones vinculadas a un entorno muy concreto y unas normas muy elementales. No tenía una conciencia social desarrollada, un conocimiento de lo que llamamos política. A pesar de eso, el día en que Franco murió quedó marcado como “bueno para todos” en mi memoria, aunque sea de una forma un tanto infantil.

Lo curioso es que hoy, 33 años después, me doy cuenta, como si lo hubiese vivido, de que el año 1975 fue importante para muchas personas que querían dejar de sufrir. Es una empatía sin duda vicaria, pero real. Mi Ratita también tenía 13 años entonces. Su madre la sacó del colegio donde no pudo terminar su Enseñanza Primaria Obligatoria y la puso a trabajar para mantener a la familia.

Tuvieron que pasar 30 años para que Ratita recuperara la vida que le arrebataron. Podemos estar contentas, porque otr#s murieron sin conseguirlo. Pero la putada estaba hecha.

El mismo año en que yo no sabía bien por qué era importante el General Franco, mi Ratita tenía su primera experiencia lésbica y trabajaba para mantener a su madre y hermanos. Me entran ganas de matar cuando pienso en ello…

Me llena de pena y rabia que ese hijo de puta entrara en la historia y mi Ratita no. Intentaré compensar esa penosa injusticia escribiendo su biografía, de la cual estoy repasando el primer capítulo-prólogo. Eso es lo poco que puedo hacer.

Life stinks… but here’s hope.

Anuncios

5 comentarios en “20-N

  1. Hola, no me gusta la política y menos ke tenga ke haber muerto alguien importante para que haya estabilidad en algun lugar…pero desgraciadamente, si tiene ke ser en ocasiones no?….Me parece excelente ke hayas decidido realzar las experiencias de tu ratita….así ke esperaremos su biografía para conocer un poco más de esa persona tan importante para tí….cuidate…

    Me gusta

  2. Pues yo lo que siento es que muriera tan tarde, sembrando pro 40 años, lo que sembro en este pais, lástima que nadie se lo cargó como a Musolini que es lo que merecen… Mira no te llenes de rabia tu escribe la biografia, las historias de la vida siempre serán lo que son y siempre se leerán con cariño… Franco entró en la historia si, pero negra historia y un día acabará en el trastero que es donde merece estar.

    Me gusta

  3. ah es así… la gente buena no sale en los diarioste iba a contar que tu post me hizo recordar el día en que mis padres me sacaron del colegio cuando murió Perón… pero me vino a la mente la muerte de una paciente que fue mi paciente en años anteriores, a causa de un linfoma… esa era una buena mujer, no hay mucha gente buena dando vueltas y esta se tuvo que morir tan jovennada, que me enteré el martes y me cuesta recuperarme

    Me gusta

  4. Gracias por vuestros comentarios. Me habéis hecho pensar un poco más… Me habéis recordado que una de las obligaciones de los que aún quedamos en este mundo es dar sentido a las vidas que se fueron de él, para bien o para mal.Besos.

    Me gusta

Gracias por comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s