Sí, me esperabas…

Te dije que me esperaras en la cama.

No sueles hacerlo. Prefieres acostarte en el sofá hasta que llegue, para después irnos a la cama juntas.

“The bed’s too big without you…”

cantaban The Police.

Te dije que me esperaras en la cama. Te lo pedí sonriendo y mirándote por encima de las gafas.

Era la última noche de la semana que volvería antes del amanecer. El fin de semana me tocaban las 2 noches completas y dormiría toda la mañana siguiente. Iban a ser 2 noches más sin cenar ni dormir contigo. No eran las primeras, ni iban a ser las últimas.

Cuando llegué, estabas en la cama, esperándome, dormida y desnuda.

Cuando no estoy, no sueles acostarte desnuda. Por eso supe que me esperabas. Te desperté a lametones en la espalda. Sentí tu calor contra el frescor de mi trayecto en moto.

Te dejaste despertar despacio.

Te quité el cojín que acaparabas contra tu cara.

Agarré tu grupa agazapada y te gustó.

Qué bien terminó la noche. Qué bien dormimos. Qué bien…. Qué bien…

Me esperabas en la cama, como una primera vez.

Anuncios

4 comentarios en “Sí, me esperabas…

  1. qué bueno… fantástico, me recordó ciertas 'despedidas' de Vero antes de mis guardias, 36 horas son muchas horas, me decía

    hablo en pasado porque ya no hago guardias 😉

    Me gusta

Gracias por comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s