Muertes

A la izquierda, foto de fin de curso 1953, Colegio Mayor César Carlos, Madrid. Señalado en rojo, mi padre, contento por haber aprobado las oposiciones a la Escuela Diplomática. La encontré en Internet, curiosamente.
A la derecha, bajo estas líneas, el mismo Señor Embajador, en agosto de este año. Es la última foto que tengo suya.
Ayer hizo dos semanas que murió. Tuve la oportunidad de darle mi último adiós, mi última caricia sobre su mejilla aún tibia, en la mañana del miércoles 27 pasado, en el Hospital Quirón de Somosaguas. No hubo entierro ni incineración, ya que, pese a su edad y posturas conservadoras, quiso donar su cuerpo a la Facultad de Medicina. Mañana me voy con mi madre y herman@s a Zaragoza, donde familiares y amigos de la tierra le daremos su homenaje con una misa. Descanse en paz.
Todo un personaje, Don Mariano Baselga, todo un carácter. No fue fácil tratarle, pero era buena gente. No diré nada más, no me sale. Lo recordaré con cariño, eso sí.
El lunes murió mi prima Marta. Esta foto es de septiembre 2005, en la celebración de las bodas de oro de mis padres. Fue el último día que la vi, y el primero y único que me conoció como mujer. Célibe del Opus Dei… os podéis imaginar el shock…
Pero no, no era una opusiana al uso. Era todo amor y corazón. Ahí la tenéis con su sobrinica Leticia, sonriente y hermosa como aquella tarde en San Mateo de Gállego.
Otra víctima del cáncer, y ya van… qué sé yo cuántas. El año pasado, Pepita primero y la madre de Manzanita después. Ahora Marta.
Muertes. Son parte de la vida, como el amor. Quizá tan seguidas impresionen un poco, pero ayudan a valorar a las personas queridas. No temo a la muerte, sólo al olvido. Por eso es tan necesario poner esta mención a los que se fueron, y querernos un poco más y mejor mientras nos llega el turno.
Adiós, padre. Adiós, Martica. Aprovechasteis bien vuestra vida. Gracias. Intentaremos hacer lo mismo.
Anuncios

7 comentarios en “Muertes

  1. farala: Claro que lo sé, gracias.

    Ayer, en la iglesia San José Pignatelli de Zaragoza, les di un abracico emosionado a su hermana Paloma (madre de Leti), a su hermano Clemente y a sus padres, mis tíos Rafa y Pili. Es algo que hace pensar: dándonos mutuamente el pésame por mi padre y mi prima en el funeral por mi padre… ¡Como si ambos hubiesen muerto en un mismo accidente! Escalofriante.

    Pero saco algo muy positivo: tengo una gran familia que sabe amar, respetar y estar ahí, más allá de las diferencias. Ahora sé hasta qué punto eso es invaluable (no hay palabra en español para eso).

    jordim: No sé quién eres, ni como llegaste hasta este post, pero muchas gracias.

    Me gusta

  2. Lo siento mucho… como bien dices así es la vida, “eros y thanatos”, amor y muerte los dos ejes centrales… lo lamento y que descansen en paz. Espero que lo lleves lo mejor posible.
    Un abrazo,
    Jaume Ausiàs

    Me gusta

  3. Yo también lo siento mucho. Hoy 16/11/10 hace ya un año que se fue mi madre con 64 años, fue muy duro y lo sigue siendo, pero no nos queda otra más que seguir poco a poco. Con paciencia y tiempo …
    Un abrazo.
    MRosa

    Me gusta

  4. Olga no puedes ubicarme pq es la primera vez q escribo en tu blog. Soy una asturiana q está intentando entender y asimilar la muerte de su madre de forma repentina. Q duro es todo, pero tiempo y en mi caso mucha paciencia.
    Un beso.
    MRosa

    Me gusta

Gracias por comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s