¿Futur@s ciudadan@s, o mercadería?

Durante décadas miles de bebés en España fueron sustraídos o separados irregularmente de sus padres. EL PAÍS inicia hoy una serie sobre este tráfico de niños y ofrece el relato de las víctimas y de quienes participaron en las tramas. 

“¡Con el dinero que me has costado! ¡Podría haber comprado una piara de cerdos!”. Liberia Hernández escuchó durante muchos años este reproche de su madre adoptiva. “Con el tiempo, cuando le pregunté por qué me habían adoptado para tratarme tan mal, me confesó que le habían pedido a su sobrina, sor María Soler, que les buscara a alguien para que les cuidara el día de mañana, cuando fueran mayores. Y ese alguien fui yo”.

Así encabeza EL PAÍS su artículo de hoy sobre los niños robados. ¿Durante el franquismo? Ojalá fuera así… Al menos podríamos echarle toda la culpa de ello a los poderes fácticos de siempre. Pues no, sistas, el robo de recién nacidos a sus madres se extiende mucho más allá del 20 de noviembre de 1975. Eso es lo que me impulsa a escribir este post: el apestoso robo de recién nacidos no es cosa de ayer, y lo que ha cambiado es sólo el discurso, no el criterio y condiciones para la perpetuación y defensa de la especie humana. 
Empezaré por el contrapunto. El bebé de 20 días que veis a la derecha fue adoptado por una amiga mía de Barcelona. Su madre biológica, una jovencísima rumana (19-20 años) ya tenía 4 más cuando estaba a punto de dar a luz a Fritz (nombre supuesto). Acudió a los Servicios Sociales de la Generalitat de Catalunya con el padre de la criatura para darlo en adopción. Mi amiga tuvo muchísima suerte y pudo tenerlo en casa a los 16 días del parto, para empezar el período provisional de acogimiento, durante el cual la madre y padre biológicos tienen opción de echar atrás la adopción (1 año). [Nótese la mano izquierda abierta, como saludando al estilo motero (siempre la izquierda, porque en moto necesitas la derecha para controlar acelerador y freno delantero).]

Todo fue bien, y ahí tenéis la última foto de Fritz que me ha llegado: una preciosidad de 3 años (hoy 4 ya, la foto es del año pasado) comiendo un huevo de pascua de chocolate a manos llenas. Sólo lamento no mantener contacto con la madre, que dejó de llamarme y responder a mis mensajes, ella sabrá por qué.

Esta historia feliz que conozco de primerísima mano demuestra que se pueden hacer las cosas bien si se quiere, tanto por parte de l@s progenitor@s como por parte de la administración.

Lamentablemente, hoy los embarazos no deseados/planificados o forzados siguen aumentando. Por alguna oscura razón, es@s niñ@s nacid@s a la fuerza malviven en unos entornos que no saben qué hacer con ell@s, o crecen en acogida años y años, porque las autoridades se empeñan en buscar lo más imposible para que sean adoptad@s: familias heteroparentales solventes con qué sé yo qué otras exigencias que sólo un puñado de ciudadanos pueden cumplir. Esos requisitos imposibles son los que obligan a adoptar en el extranjero, o si no… olvidaos de adoptar.

Lo único que ha cambiado desde los oscuros días del robo de niños en hospitales, conventos y casas-cuna es que entonces había más parejas en busca de niños que niños fácilmente adoptables. Hoy sobran nacimientos desgraciados (me da igual si se producen aquí o en el extranjero) y faltan criterios realistas para garantizar las mínimas condiciones de seguridad y dignidad a la superpoblación mundial. En cualquier caso, los churumbeles siguen siendo una mercadería: en lugar de plantearse “quiero estar a cargo de un(a) futur@ ciudadan@ libre, san@ y feliz”, se repite la sempiterna frase de “quiero TENER un hijo para …… ” [escribe tu deseo egoísta en la línea de puntos].

TENER… O sea, la m/paternidad como acto de posesión, adquisición de un objeto, sólo que sin poner nada a cambio, ni demostrar que se merece, ni garantizarle nada. Fantástico. Aparte de los ladrones de niñ@s, hay mucha más gente que perseguir, pero no lo harán: nadie se persigue a sí mismo.

Cada vez me asquea más el ser humano.

Anuncios

Gracias por comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s