Bowman, héroe anónimo

“Quizá si el mainstream se fijara más en el trabajo abnegado de los científicos y los problemas que realmente nos acucian, los tops de las personalidades del año estarían encabezados por individuos que realmente dejan poso en la sociedad humana, y no por ladys cantarinas con vestidos de babilla de vaca o amantes del café en cápsula que lo único que hacen es poner cara divina.”

Extraigo este párrafo por ser el que mejor resume este excelente artículo de Daniel Civantos: quizá nadie hablará de Alan Bowman cuando haya muerto, y sin embargo es muy posible que le haya salvado la vida a la humanidad. Así de claro y rotundo es el tema.
Posiblemente ya lo sepáis: las abejas, responsables silenciosas de la reproducción para DECENAS DE MILES de especies vegetales, entre las que se encuentran alimentos, medicinas y otras plantas imprescindibles para la supervivencia humana, llevan años en peligro de extinción. Antes de leer ese post, yo ya conocía esta alarmante noticia, pero creía que se debía a los pesticidas. Da un poco igual, porque es muy probable que, indirectamente, la proliferación del ácaro Varroa, transmisor del virus que está exterminando a las abejas, se deba a concatenados desequilibrios ecológicos provocados por los humanos. Pues fijaos bien en su cara, porque este investigador escocés de la Universidad de Aberdeen acaba de encontrar el remedio. Y aún habrá gente que diga: “¡Coño! Para eso le pagan, ¿no?” Mierda de ser humano…
La noticia tiene calado suficiente para saltar a la primera plana de las más prestigiosas publicaciones científicas, pero nada de eso, sistas. Ni Nature, ni The Lancet, ni siquiera la Wikipedia, sino Esquire, una revista más bien frívola para hombres muy hombres y muy divvinoss (alguno dirá que metrosexuales y mariquitas), la que ha incluido al Dr. Bowman entre los hombres más relevantes durante los próximos 20 años. Yo creo que ni el más sabio de los redactores de esa revista tiene remota idea del alcance de este descubrimiento, ya que lo colocan al mismo nivel que la investigación de un tal Dr. Farjo sobre trasplantes capilares, o que el próximo reinado de Carlos de Inglaterra. Tampoco se podía esperar demasiado de ellos, pobrecicos… Bastante que han mencionado un hecho que la prensa científica ha ignorado completamente, ¿no?
Así que… más de lo mismo, me temo. Mientras unos humildes y silenciosos investigadores resuelven problemas tan gordos como éste, la frivolidad y el glamour reinan en las portadas del mundo entero, y los políticos entregan ingentes cantidades a los magnates financieros y especuladores que originaron la actual crisis económica mundial. Si ej queeeee…
En el próximo post hablaré de animales, que mi hígado se satura ya de tanta basura humana.
Anuncios

Un comentario en “Bowman, héroe anónimo

Gracias por comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s