Si educamos solAs, ¿quién es responsable?

Uno de los argumentos más repetidos entre los enemigos de la adopción en familias homoparentales es el de las “gravísimas” consecuencias que sufriría el niño por la carencia de la figura masculina/paterna o femenina/materna (anda queeee…). En el caso concreto de las parejas de mujeres -mucho más que en el caso de parejas de hombres, bastante más escasas- el argumento se desmonta solo, ya que, desde la noche de los tiempos, los niños y niñas han estado al cuidado exclusivo de las madres, y el padre ha estado -en el mejor de los casos- ausente, cuando no era sencillamente desconocido. Aquello de “se fue a por tabaco y no volvió” no sólo es un chiste, sino algo muy real y frecuente.

Limitándonos tan sólo a las 3 últimas generaciones -digamos desde el final de la Guerra Civil- abundan los casos de niños/as criados por madres solteras o arrejuntadas con hermanas/cuñadas/vecinas, viudas de guerra o posguerra, abandonadas (voluntariamente o no), etcétera. Por si fuera poco, los innumerables relatos de o sobre esas criaturas sin padre tienden a concluir que mejor les ha ido así, a pesar de las estrecheces que un sueldo de mujer sola les haya supuesto, antes que haber sufrido el lastre o violencia de un padre borracho, insensible (“desafecto”, como dice farala), cobarde o accidental/irresponsable.

Aun limitando más nuestro “corpus” de entornos familiares female only a los últimos 30 años (una generación bien contada), las infancias de niños sin padre -o con muy poco padre- se asientan en libertad y casi sin traumas, gracias a la ley del divorcio, liberación de la mujer, subvenciones a madres solteras, cambios radicales y rápidos en las mentalidades colectivas, etcétera. 

Pues bien: si aceptamos lo antedicho como cierto, entendemos no sólo que un número significativo de adultas y adultos actuales se han criado sin la figura del padre, sino que, por lógica, una parte significativa de su input educativo ha sido trasmitido por mujeres. Pero voy más lejos: incluso en los casos en que un buen padre (o al menos “decente”) ha estado presente en el hogar, en matrimonios longevos y felices, la figura de la madre se ha reforzado, dignificado y visibilizado mucho en los últimos 30 años, gracias a la mencionada evolución de las mentalidades con respecto a las mujeres. Hay muchas y buenas razones para pensar, por tanto, que en los valores trasmitidos a los hijos han pesado muchísimo más las mujeres que los hombres.

No se puede decir, por tanto, que la mentalidad machista/patriarcal haya tenido demasiadas posibilidades de trasmitirse a través de los hombres -teóricamente sus beneficiarios- de los que nos seguimos defendiendo a través de muy diversas políticas: leyes de cuotas y anti-discriminación, campañas pro-denuncias de violencia, concienciación pro-dignidad de las mujeres… Por el contrario, desde hace más de tres décadas, y con unas leyes razonablemente progresistas, vemos a nuestro alrededor a innumerables súper-mujeres que se valen solas como madres perfectas, educadoras infalibles, trabajadoras impecables, blaaablablabla… 

ERGO, yo me pregunto:

  1. ¿De dónde salen los hombres que ejercen la violencia machista? ¿Han ido a una academia secreta para matones sin que se enterasen sus madres? Y si es cierto que no hay agresor sin víctima, ¿cuándo y dónde abdujeron a las mujeres agredidas/engañadas/abusadas para enseñarles a llegar a esa situación desesperada/desesperante? 
  2. ¿Por qué las heteras de hoy entre 20 y 45 años, excepto cuando buscan premeditadamente un padre ad hoc para sus hijxs, se enamoran perdidamente del machote-malote-chuloplaya-desequilibrado y no del intelectual-gafotas-pagafantas o del romántico tierno y humilde? ¿No se dan cuenta de que ensalzan al ejemplar más vergonzante de la especie humana? 
  3. ¿Por qué las madres heteras actuales en esa misma franja de edad -e independientemente de su nivel sociocultural- siguen diciendo a sus hijas que hagan lo que hagan en la vida tienen que estar monísimas de la muerte porque de ello depende su autoestima (además les irá mejor, dónde va a parar, oiga), y al mismo tiempo advierten a sus hijos de que no les embauque una lagarta de ésas con minifalda?

    Mi estupor se debe, principalmente, a que se repite la palabra igualdad en todos los tonos y acentos posibles, mientras se ocultan, disculpan o soslayan conductas intolerables que a todas luces colocan la soga al cuello de quienes las practican sin preguntarles de qué demonios van. El principal enemigo de la justicia social es el doble rasero, y que nadie me venga con aquello de que la hipocresía está sólo en la clase política, la Iglesia Católica y los medios de comunicación de masas, porque no es cierto. Mi psicóloga me dice que pobrecitas ellas con su inconsciente… Claro, ella barre para casa: cuantas más mujeres contradictorias haya para tratar, mejor podrá demostrar que la psicología es una necesidad social y no mera charla de confesionario.[*] 
    ¿Podemos atribuir todo ese cúmulo de contradicciones a un Síndrome de Estocolmo brutal y masivo? Si es así, espero que pronto, en lugar de tantos permisos de maternidad, los Servicios Sociales inviertan en psicoterapias. A la vista está que son mucho más dañinas las madres contradictorias, transmisoras de comportamientos suicidas, que las mujeres realmente libres, es decir, aquéllas que no necesitan el aplauso ajeno ni la superación de metas improbables para sentirse razonablemente felices y completas.

    [*Frase editada el 6/12/2012]

    Anuncios

    12 comentarios en “Si educamos solAs, ¿quién es responsable?

    1. Hace poco le preguntaron a mi hija menor (19 años) si ha echado de menos alguna vez la figura paterna o si cree que le falta algo por no haberla tenido. Respondió de inmediato: ¡Para nada!

      Me ha gustado esa reflexión de tantas generaciones criadas sin padre, por guerras, porque pasa la vida trabajando, porque emigró… Eso ha afectado en la historia a muchísimas personas, que se han criado sanas en un ambiente madre-abuela-vecinas…

      Me gusta

    2. Se han criado sanas… sí y no. La primera parte de mi repaso histórico pretende demostrar que sí, pero en la segunda indico que los comportamientos machistas, tanto en hombres como en mujeres, han perdurado y perduran a pesar de esa hegemonía materna/femenina. ¿Cómo es posible?

      Me gusta

    3. Me he criado sin padre ( se murió cuando yo tenía siete años. Mi hermana pequeña nació un mes después de morir él. Mi madre se mantuvo viuda el resto de su vida. Nos hizo estudiar una carrera a todos y nos enseñó a no depender de nadie…

      Me gusta

    4. … lo cual abunda en lo mismo de antes, Mª Jesús, la primera parte. La segunda es la que sigue sin respuesta: si tanta gente se ha criado sin padres, ¿quién ha educado a los violentos y a sus víctimas?

      Me gusta

    5. De Luna: Se supone que “el sistema” (término muy vago, demasiado) ha cambiado, por algunos de los hechos reales y concretos que menciono, y por otros que no menciono, igual de concretos y reales.

      Ése es precisamente el trasfondo de mi estupor: si se cumplen/están cumpliendo las condiciones para que el sistema cambie, ¿no deberíamos pedir responsabilidades a quienes dan la espalda (consciente o inconscientemente) a esos cambios?

      Me gusta

    6. Mi padre nos abandono. Mi madre (educada para ser esposa de hombre rico) las paso canutas. Mi hermana y yo aprendimos la leccion (carrera, independencia, etc…) Nuestro hermano… curiosamente, tras ver a nuestra madre pasandolo fatal, tras crecer nosotrxs con necesidades va y… se vuelve un cabron. No tan cabron como nuestro padre, pero cabron. Mi teoria: que los tios son asi, y se han creado un sistema el cual sigue apoyando que sean asi. Y que cuando crecen, si tienen padre cabron, sufren. Pero cuando ellos mismos se hacen mayores piensan “o victima, o cabron yo tambien” y se decantan por lo segundo, pq pueden.

      Me gusta

    7. Mira Olga, el cómo “salen” las personas me lo he preguntado muchas veces. Indudablemente las influencias que tienes de niño son fundamentales cuando eres adulto, sean buenas, sean malas o regulares.
      Y hasta aquí la teoría.
      No cabe duda de que un niño/a es una persona no igual a otra, y como tal puede salirse por peteneras.
      En casos concretos que conozco, te cuento sólo mi propia experiencia: mi hermana y yo (a las que nos separan tan solo dos años), somos como el día y la noche: hemos llevado vidas y derroteros muy pero que muy distintos y en teoría hemos recibido la misma educación.

      Por otra parte he tenido 4 hijos: dos chicos y dos chicas. Me separé cuando el pequeño tenía 4 años o así y entre los 4 se llevan 6 años. Los eduqué sola porque el padre no es que se fuera por tabaco, es que le mande yo.
      Los 4 han sido educados sólo por mí (aparte de influencias de amigos, colegio, etc.) y te aseguro que jámás hice distinción de sexos: en la casa todos colaboraban en todo: cocina, limpieza, plancha, poner lavadoras, orden en la casa, en lo que fuera, vaya, y a la hora de estudiar una carrera universitaria lo hicieron los 4.

      Y ahora que son mayores y están casados y todo eso, colaboran en las tareas de sus casas, ayudan a sus mujeres, cocinan, han cambiado pañales, dado biberones, van a la compra y aún así a veces tengo que llamarles la atención (sí, lo hago, ya les he dicho que seré madre hasta que me muera) a los varones cuando detecto algún leve indicio machista y les pregunto ¿pero tu de que vas, chaval?.

      Secuencia:
      A. (mi hijo) y Gema (su mujer), sentados en el sofá del salón de mi casa, después de comer junto con S. y yo.
      – A. a Gema: “…cariño ¿me puedes traer un vaso de agua…”.
      – Gema: “…si claro…”.
      – Yo a mi hijo : “¿pero de que vas… si quieres agua te levantas y la coges ¿no?…”.
      – Mi hijo: “…ayssss que estoy cansadito…” (y pone cara de pícaro, que maldita la gracia que me hace.
      – Gema: “…da igual, si a mi no me importa…”.
      – Yo a Gema: “…pero es que no se trata de que te importe o no…es que no es adecuado y ya está..”.
      (Por cierto, le llevó el agua, claro).
      Esta y otras muchas anécdotas pueden parecer y son triviales al lado de otras historias, pero a mí me sacan de quicio.

      Y como conclusión simplista (por que no he estudiado el tema) he deducido que los hombres deben tener un gen que les hace eso, ser un poco o un mucho machistas y que dependiendo de la gente que les rodea y la educación recibida lo sacan a relucir o no en mayor o en menor grado.

      En cuanto a educar a los hijos sin padre yo no lo considero importante: mi padre y mi ex eran para echarles de comer aparte, así que para mí la “figura paterna” no existe, a mí no me ha creado traumas, a mis hijos les he educado yo sola y es de lo que más me alegro en este campo: hacía y deshacía a mi gusto, sin contar con nadie (aunque también digo que esto es difícil). Más que a menudo los hijos sufren las diferencias que puedan existir entre los padres, en cuanto a educación, estudios, relaciones,etc.
      Finalmente quiero decir que mis comentarios no son solo para los padres/madres, también para las madres/madres y/o los padres/padres.

      Me gusta

    8. Feminista Cabreada: Porque pueden, sí… pero también -insisto- porque siguen encontrando fácilmente mujeres que no sólo se lo permiten sino que les ENCANTA.

      Mujeres como las del último video que pones en tu blog, el de PK, que existen en la realidad, y se sienten superguaysdelamuerte por ser así. Es más, te miran raro cuando les sueltas algún post feminista como los nuestros, pensando “tú no haces lo mismo porque no tienes la juventud y belleza que tengo yo, so amargada”.

      Mujeres como las que describe ISA, presa fácil de esos chantajes emocionales, que no por infantiles son menos eficaces. En casa lo veo con mi pareja y sus hijos. Vuelvo a insistir, el sistema no sólo fomenta que el macho siga gozando de privilegios, sino que la hembra tiende a ser, no sólo consentidora de los mismos, sino feliz colaboradora, porque se siente -absurda pero realmente- más “mujer” (cocina, tareas domésticas, sexo sumiso, cuidado de los niños…).

      Me gusta

    9. Desde luego el argumento del “referente de la figura paterna” es tan falso como una moneda de siete euros. Los defensores de tal figura ni han pensado en las madres solteras, divorciadas, separadas, viudas o abandonadas. ¿Ahora sale la amenaza porque la legalidad ampara los matrimonios entre miembros del mismo género?

      ¡Pero venga ya! Si antes existieron y nadie lo notó….

      Me gusta

    10. Lxs hijxs no son ni una creación al gusto de su madre (/padre/tutorxs) ni una copia de ellxs. Por supuesto que influir influyen, pero el chaval se integra también en muchos otros entornos en los que tiene que demostrar (bajo amenaza de violencia si no lo logra y ante promesa de grandes recompensas si lo logra) al resto de chavales y de hombres que él también lo es. Y “ser un hombre” incluye su cierta dosis de ser machista. A los que no lo son les tachan de calzonazos, nenazas, maricas,…

      Por supuesto luego también están los momentos en los que ya no se trata sólo de demostrar a otros hombres que ellos también lo son sino que van más allá y deciden aprovechar al máximo los beneficios que su hombria les reporta, por ejemplo chasquear los dedos para que alguna mujer les lleve agua.

      Y por qué las mujeres se levantan y les llevan agua? Pues depende, a veces porque no nos paramos a pensar en que siempre soms nosotras las que vamos a por agua, otras porque una cree que de eso va ser una buena esposa, que pensarán si no de ella, otras porquw se intenta conquistarle/retenerle, otras por evitar tensiones, otras porque una se acostumbra al “no me cuesta nada”,…

      Pepa

      Me gusta

    11. Pepa, por supuesto que l@s hij@s no se forman sólo en su entorno familiar, sino en la calle, en el cole, con sus primos, vecinos, etc.

      Pero a eso voy: los entornos en los que, según dices:

      ” tiene que demostrar (bajo amenaza de violencia si no lo logra y ante promesa de grandes recompensas si lo logra) al resto de chavales y de hombres que él también lo es”

      también se componen de chicos que han sido educados mayoritariamente por mujeres solas o divorciadas con la custodia de sus hij@s. No me digas que, si DE VERDAD los valores de igualdad entre géneros ha existido en TODOS o al menos LA MAYORÍA de esos entornos familiares, los chavales van a seguir comportándose de forma machista-tradicional, como si el virus del machismo infectara a todo el mundo en cuanto ponen un pie en la calle.

      En cuanto al ejemplo del vaso de agua, confirmas lo que digo en el post: o bien la conciencia e importancia del igualitarismo está insuficientemente establecida, o bien hay una masiva psicopatología de dependencia de las heteras hacia los hombres. Lo primero exigiría reflexión y responsabilización, lo segundo, psicoterapia.

      Me gusta

    Gracias por comentar

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s