Estampa urbana

Exterior día, soleado, invierno. Plaza de Neptuno. 
Alrededor de las 13:30. 
Sonido ambiental: bullicie tremenda, combinación de turistas variopintos y peregrinación al Cristo de Medinaceli, cuyo santo pinrel soporta devotos morreos a ráfagas desde hace varias horas. 
Por si fuera poco, la visita de Su Majestad la Reina Doña Sofía a una exposición en la Colección Thyssen-Bornemysza ha provocado un atasco monumental en Atocha y Cibeles por los cortes de tráfico.
Que me perdone el invidente de la ONCE, que al otro extremo de la correa vende Cupones y Rasca-Ganas, por preferir retratar a su preciosa compañera antes que a él. Non oportet pedir disculpas a nadie más por rescatar a esta Santidad Canina del Capharnaum madrileño de ese viernes que tuve la suerte de verla ahí, así, tan ella misma. 
Quien me conozca sabrá los enormes esfuerzos que me costaría reprimir genuflexión, caricias, abrazo y besos, pero mi devoción consiguió contenerse por respeto a su obligación. 
Quizá no lo parezca, pero esta belleza está trabajando, y no me refiero solamente a su puesto de lazarillo. Sobre todo quiero rendir homenaje a su labor pacificadora, tranquilizadora, equilibrante, esperanzadora, ejemplarizante. Ni Cristos, ni Reyes, ni ruidos, ni guiris, ni cupones. “Nada te turbe, nada te espante…” 
Anuncios

5 comentarios en “Estampa urbana

Gracias por comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s