El sexo sentido

 Documentos TV - El Sexo Sentido
No sé si el documental El Sexo Sentido habrá hecho algo bueno o no por las personas transexuales / transgénero / etc. Lo cierto es que es un documental bien hecho. 
Toca un tema MUY controvertido: la transición temprana (que un artículo de Lynn Conway denominaba “precoz” hace unos 10 años). En otros países se viene abordando con interés y decisión desde finales de los 90. Holanda es posiblemente pionera, pero probablemente haya habido otros países que inmediata o simultáneamente se pusieron a ello, sólo que no nos hemos enterado. ¿Que el abordaje de la Dra. Cohen-Kettenis es más o menos acertado? Inevitablemente, es discutible, dada la novedad del asunto a todos los niveles (médico, social, filosófico, legal, etcétera), pero en algún momento alguien tenía que hacer algo. 
El argumento con más peso específico para cuestionar el abordaje actual es cómo se divulga la transexualidad: nos medicalizan como “pacientes con un trastorno” en beneficio de los cirujanos plásticos en particular y en general del poder omnímodo de los científicos como autoridades indiscutibles. En la Fundación para la Identidad de Género hicimos un vídeo bastante crítico contra los abusos de la medicina en materia de transexualismo (¿Qué me pasa, Doctor?, guión publicado en las actas de las jornadas Transexualidad, hombres y mujeres con todos los derechos. Gijón, 2005), y reunimos toda la documentación que pudimos para deshacer tópicos, fomentar la reflexión y libertad de opciones reales, e invitar a los profesionales sin ánimo de lucro a que colaborasen en nuestras tareas. Con eso pretendo demostrar que siempre he sido, y todavía soy, enemiga de que los médicos “secuestren” la transexualidad en detrimento de sus pacientes, en la misma medida que estoy rabiosamente en contra de la patologización del embarazo y el parto, por poner un ejemplo de reciente debate.

Y por si a alguien le quedase aún alguna duda, suscribo al pie de la letra lo que dice Andrea Planelles, Presidenta de la Fundación para la Identidad de Género (con la que trabajé arduamente durante 3 años), en su ponencia “La ley que se olvidó del género”, presentada en mayo 2007 (p. 100-111). En ese mismo año se aprobó la LEY 3/2007, de 15 de marzo, reguladora de la rectificación registral de la mención relativa al sexo de las personas, que
a) nos deja a merced de diagnósticos médicos,
b) deja sin resolver varios problemas serios de tipo socio-legal con que se encuentra la persona transexual en transición y,
c) por si fuera poco, IGNORA completamente el tema de la transición en menores de edad.

Dicho esto, por muy controvertido y difícil de asumir que nos resulte, hay que hacer algo cuando una identidad de género no acorde con el género asignado se manifiesta a edades tempranas. DEBEMOS garantizar que a cualquier edad podamos desarrollarnos felices, y eso sólo es posible:

  1. desdramatizando -que no ignorando ni asumiendo sin más- tanto la existencia del binomio hombre-mujer (o niño-niña) como la posibilidad de inhibir una pubertad hacia un sexo percibido como no propio, y
  2. implicando a todos los miembros del entorno del / de la niñ@ (profesionales, familia, educadores…) para dejarle la vía completamente libre a su expresión de género, manteniendo una comunicación constante entre todos.
 Pikara MagazineEn cuanto a las diversas teorías acerca de si el género debería ser uno, dos, tres o más… quiero seguir manteniéndome al margen de la polémica (de ahí que recalque el punto 1. más arriba). Sin duda hay mucho que trabajar en educación igualitaria (coeducación) y luchar contra el sexismo tradicional, pero creo que las propuestas de la Teoría Queer van mucho más allá. Me parece estupendo que se discuta qué es lo que nos hace hombres, mujeres o simplemente seres humanos con la corporalidad que sea, como coincido con la idea de que cada cual debe poder vivir su identidad a su manera en el sector del mundo que le haya tocado vivir. Lo digo porque soy lectora asidua de Pikara, y fan-seguidora de varias de sus autoras (sobre todo de Alicia Murillo y su divértidísimo conejo) y no me ha quedado más remedio que comentar uno de sus artículos (digo yo que la moderadora lo publicará), muy crítico con el documental que es tema de este post. Extracto una parte de mi comentario:

“¿De verdad alguien se cree que mi vida es peor o mi camino ha sido menos libre porque no tengo testículos ni ovarios, o porque soy una mujer más desde hace sólo 14 años y medio, a mis 51 años? Yo no. Moriré mujer luchando por mis derechos y trabajando honradamente en lo que me gusta. Puedo denunciar discursos interesados y perversos, como el de la cirugía plástica “obligatoria”, el de la lactancia materna “milagrosa”, o el de los vientres de alquiler en los países del tercer mundo, como lo hace cualquier mujer concienciada con su tiempo. Mis diferencias fisiológicas con otras no tienen nada que ver con eso. No me gusta especialmente ser mujer, pero lo soy. Antes, sencillamente sólo existía para los demás.”

No sé muy bien para qué ni para quién he escrito este post, pero tenía que hacerlo. Se va a compartir en Facebook, como ha hecho alguna comentarista del artículo de Píkara (mucho más radical y crítica que yo, y con la que no estoy necesariamente de acuerdo), porque me parece que el tema tiene calado.

Anuncios

3 comentarios en “El sexo sentido

  1. Hola.
    Soy Ainara, la “radical” que mencionas 🙂
    Solo quería comentar que en mi respuesta he sido muy moderada y comedida. Sobre todo en la primera respuesta; luego ya me he explayado algo más, pero aún así me he comedido bastante, y no he criticado todo lo que se podría criticar ese tipo de distorsión y manipulación que desgraciadamente tenemos que sufrir un día sí y otro también, más sangrante cuando procede de sectores que deberían ser (y muchas veces se autoproclaman) aliados en nuestra lucha contra el patriarcado por nuestros Derechos Humanos y civiles más básicos.
    Por cierto, aunque no es que siga asiduamente la revista Píkara, sí que suelo leer muchos artículos que publican, y bastantes de ellos los comparto en facebook; pero hay ciertas cosas que “claman al cielo”, y no se pueden dejar sin responder artículos tan lamentables e impresentables como el mencionado.
    Saludos “radicales” y feministas.
    Ainara

    Me gusta

  2. Vi el documental de la dos, aconsejada por alguien en el face.
    Y tan pronto como vi la temática me acordé de otro que vi en su día “cuerpos desobedientes”…
    Me acordé de ti.
    Y estoy de acuerdo en que la coeducación es imprescincible. El aprendizaje desde el respeto mutuo es la única salida para un país mentalmente sano.

    Me gusta

  3. Me ha encantado tu post, tienes cosas muy interesantes, felicidades por tu bloc. Te invito a visitar el mio, esta semana damos la bienvenida al verano con un monton de propuestas interesantes. Espero que te guste y te hagas seguidora y si ya lo eres gracias por tu visita. Elracodeldetall.blogspot.com

    Me gusta

Gracias por comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s