Otro más en casa

Cronos, hoy mismo
Se llama Cronos y tiene 7 semanas. Es nuestro nuevo compañero, esta vez felino, que nos regalaron de una camada que había que colocar. 
Llegó antes de cumplir el mes, un tanto debilucho y torpe, pero recuperó el apetito rápidamente y empezó a crecer y tomar confianza a buen ritmo. Como buen bebé, pasaba y sigue pasando la mayor parte del tiempo durmiendo. Ahora… cuando no duerme cada vez corre más, salta cada vez más alto, y juega con Toby con más descaro. 
Pero no es muy trasto, al menos todavía no. Respeta las horas de descanso, se encuentra a gusto allí donde lo pongamos, y comparte sin problemas los juguetes de Toby. Nos sorprende lo bien que se está adaptando.
No dudábamos de que se iban a llevar bien, y así ha sido. Al principio, algún que otro gruñido para poner al recién llegado en su sitio, pero nada más. Cronos se mete en la cama de Toby, tanto si está él como si no. Está claro que eso de ‘estar como el perro y el gato’ es un mito, por lo menos en el ámbito doméstico. Toby sigue persiguiendo a los gatos cuando se los encuentra en el parque (vete a saber por qué, porque es incapaz de hacerle daño a nadie), pero es un buen compañero de juego, aunque a veces parece que no termina de entender la diferencia de tamaño y fuerza entre ellos.
En fin, que al final vamos a entrar en el tópico de lesbianas con gato. Eso sí, en lugar de gata es gato, lo mismo que Toby es macho. Estereotipos aparte, estamos muy contentas con el chiquitín. Somos animaleras de corazón, y nos llevamos bien con todo bicho viviente. Este año ya hemos recogido a 2 gatitos, uno que tuvimos que sacrificar, otro que colocamos con una chica de Alcalá (Horu), y finalmente el tercero lo hemos adoptado. Está claro que el Genus Felis llamaba a nuestra puerta y al final le hemos tenido que abrir. Que sea en hora buena.
Anuncios

10 comentarios en “Otro más en casa

  1. Es lindísimo el gatito y me encantan las fotos en que se les ve tan felices juntos. Cuando se crían desde pequeños se hacen buenos amigos. Cuando ya son mayores, al menos por mi experiencia, como mucho se soportan o se hacen la vista gorda. Un beso.

    Me gusta

  2. Qué lindo está así, despeluchado… si se quedasen chiquitines cogía 2 o 3 más…

    El proceso de criarlos es precioso. Cuando lo hice con Lúa lo viví como una maternidad, por mucho que me digan que es una burrada. La sensación de cuidar de alguien indefenso, de enseñarle muchas cosas, de verle crecer y quererle desde el minuto 1… Los animales dan tantas alegrías y nos enseñan tanto…

    Enhorabuena a la tribu que ahora está más completa, si cabe.

    Besos!

    Me gusta

  3. chris: No seré yo quien desmerezca esta maternidad frente a la estrictamente humana. ¡Claro que es lícito y comparable sentirla así! Claro que es más rápida y los bichos nos enseñan tanto o más que nosotr@s a ellos. Por cierto, algo que no nos esperábamos: ¡Cronos imita a Toby en paciencia y rutinas a seguir! Sentarse mientras preparamos la comida, respetar las horas de descanso… ¡Alucinante!
    Dales un beso a Lúa y Zoe de mi parte, porfa.

    Me gusta

  4. Hola preciosa, he estado afuera, pero ya estoy de nuevo por aquí, es precioso el gatito y da la casualidad, que nosotras también por agosto mi sobrino nos regalo una gatita preciosa, es la alegría de la casa y nuestro nuevo miembro.

    un Besito de parte de las 3 🙂

    Me gusta

  5. Buenos días, Olga.
    Estoy de acuerdo con un comentario anterior sobre criar animalillos. Hace poco una pareja de palomas empezó a hacer un nido en una pequeña jardinera que tenemos. Les di de comer y de los dos huevos que pusieron uno salió hacia delante; temiendo de que cayeran a la calle cogí el polluelo y le fui criando con una jeringa y comida especial para pájaros papilleros. Verle evolucionar cada día me llenaba de alegría y al final le llevé a un pueblo donde hay más palomas y me dio penar soltarle pero así es la vida.
    Un abrazo muy grande,
    Aitor.

    Me gusta

    1. ¡Qué bonito! Yo también crié palomas. A uno de los polluelos le llegué a dar lecciones de vuelo, porque se retrasó en el crecimiento y sus padres lo echaron del nido antes de que le crecieran las plumas. Necesitó un mes más para crecer, con vitaminas, pero ¡al final voló!
      Un beso Tortorcete

      Me gusta

Gracias por comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s