Tú también lo sabes, pero también callas

Shaders04-peqDe aquí al cierre de este blog voy a escribir lo que nadie quiere leer.

Os aviso: no os va a gustar. El patriarcado acecha a todas las mujeres, sí, pero las mujeres que deberían demostrar que son, por un lado, sujetos políticos válidos, y por otro luchadoras comprometidas más allá de una chapa o un pañuelico morao, siguen mirando para otro lado en situaciones clave.

Y encima se auto-justifican. Y aún así son chupi-guays.

No se trata de “luchas diferentes” sino de lealtad a unos principios básicos. No del feminismo, no… Me refiero al mínimo rigor ético.

No se trata de la dificultad de aplicar a rajatabla el principio de ‘lo personal es político’. Todas sabemos que se hace lo que se puede cuando se puede. Pero caray… es JODIDO que tu persona más amada te deje devorar por los buitres porque, según ella, “no me puedes pedir ese nivel de compromiso”.

En otras palabras: “te quiero mucho, pero si el corona-virus me hace elegir entre A, B y tú, elegiré A o quizá B, pero nunca a ti. Tienes que entenderlo”. Lo entiendo, sí, y apesta a silencio cómplice.

Quien dice corona-virus, dice cis-hetero-normatividad, monogamia obligatoria o edadismo (=’no debe haber más de X años entre las miembras de una pareja’). La cuarentena pone a cada cual en su sitio. Lo importante es quedarse en casa. Es cierto, y así de responsables somos. Yo también. La responsabilidad afectiva… eso ya depende de otras prioridades, más sociales, más normativas. Porque las mujeres estamos más solas que los hombres, las lesbianas más solas que las heteras, las poliamorosas MUCHO más solas que las monógamas, y las trans MUCHÍSIMO más solas que las cis.

Sí, la soledad también tiene sus niveles de opresión, y lo peor es que no nos damos cuenta. Pero ojo, esto ya era así antes de la cuarentena:

  • Las heteras suelen tener hijos y/o pareja, luego sobras porque no hablas de penes y/o crianza,
  • las bollos con pareja suelen ser monógamas estrictas, por tanto eres una potencial depredadora a evitar (o una vergüenza para la poca paz social que han conseguido),
  • y las que quedan… te culpan por no estar tan hundidas en la miseria como ellas, así que te desprecian, hagas lo que hagas.

Antes o después de una situación de soledad forzada, las que estamos más abajo de todas las escalas de marginalidad, terminamos con la certeza de que no tenemos amigas o amantes, sino conocidas para ocasiones puntuales y folladoras en la sombra. Una amiga conoce tus fechas importantes más allá de tu cumpleaños y te invita a cenar a su casa cualquier día del año, o te llama para ir al cine, a solas o en grupo. Una amante de verdad es al menos sincera con respecto a sus sentimientos hacia ti, sean cuales sean, pero sobre todo no te excluye de su vida no-sexual. Cuando nada de eso se da, es que estás sola, es decir, no ‘dejarte tu espacio’, sino que no tienes más espacio que el tuyo, porque tu reino no es de este mundo.

No soy de pedir nada para mí. Esto tampoco es un lamento amargo. Lo único que espero es que algún día las mujeres que se dicen ‘de mi tribu’ lo demuestren más allá de un emoticono o una frase presuntamente sorora. En cuanto a las que dicen haberme amado… que se lo piensen otra vez, porque demasiadas lecciones han querido darme para lo poco que han demostrado ser dignas de mi amor.

Y esto no ha terminado, tengo mucho más que decir.

Un comentario en “Tú también lo sabes, pero también callas

Gracias por comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s