Mujeres artistas y en el Arte: ¿Discriminación?

Autorretrato (1935), Dora Maar
Cuando mi primo Kle me presentó ese extraño sitio llamado ArtStack, no me imaginaba que iba a convertirse en un pasatiempos tan creativo y estimulante. Llevo unos meses moviéndome por esa plataforma y no sólo me lo paso bien, sino que descubro y aprendo muchas cosas.
Ellen DeGeneres, Mary Ellen Mark

Digo ‘extraño’ porque no sé muy bien si llamarlo museo, sala de exposiciones, foro de artistas, red social de aficionados al arte… Lo cierto es que, además de animarme a crear una página con mis propias obras (me inicié en la fotografía hace 35 años, imaginaos la cantidad de material que tengo), me ha permitido observar y (re)descubrir artistas de hoy y de siempre y volver a reflexionar sobre ello.

Sin título (1998), Ouka Leele

Hacía tiempo que no disfrutaba tanto mirando pintura y fotografía de hoy y de ayer. Lo realmente curioso es que en el sistema de ArtStack, no sólo eres tú quien busca las obras que quieres ver, sino que ellas mismas te buscan a ti. No sé muy bien cómo, he acabado descubriendo a Mary Ellen Mark, a Ellen von Unwerth, a Dora Maar, y he sabido quién era Nusch Éluard, retratada por esta última.

Cierto: me gustan mucho Man Ray y Helmut Newton, de toda la vida, y hace poco traduje un texto al inglés para la obra Tokyo Blur, de César Ordóñez, excelente fotógrafo barcelonés. Sin embargo, confieso que, salvo Ouka Leele, artista de la movida madrileña, pocas fotógrafAs conozco. Intolerable. Siendo feminista, y encima fotógrafa aficionada, he decidido poner fin a este desconocimiento. Hay que ver, conocer y dar visibilidad a las mujeres artistas, ignoradas por razones inconfesables, y de paso hacerse preguntas sobre las formas falócratas y hetero-normativas que adopta el arte de mayor difusión (‘mainstream’, que se dice), sobre todo -pero no únicamente- en la publicidad.
Guerrilla Girls, pegando fuerte (carteles)

Y como las sinergias son lo que son, y como son, la causalidad quiso que la otra noche viese el interesantísimo reportaje en la 2 sobre las Guerrilla Girls y su exposición en el Matadero de Madrid de enero a abril de este año, celebrando los 30 años (¡ahí es nada!) de existencia de este movimiento. Por cierto que me la perdí…

En muchas cosas la GG’s me recuerdan a las FEMEN, salvo que su acción se limita al ámbito del arte y a denunciar los valores patriarcales de quienes dominan el negocio y también porque sus protestas son bastante menos escandalosas, aunque compartan sus presupuestos feministas. Recomiendo este vídeo, donde Inna Shevchenko -una de las fundadoras de Femen- cuenta la historia de su activismo, del que yo destacaría un presupuesto fundamental: “No debemos caer en la auto-censura, porque incluso la idea de libertad puede resultar ofensiva para algunos”.

 (Si no te aparece el vídeo, pincha aquí)

Desde luego, las Guerrilla Girls son bastante más políticamente correctas, aunque sin duda sus denuncias resultan muy molestas para el establishment intocable del arte, que siempre se ha jactado de estar por encima de la injusticia y más allá de la tradición, puesto que ‘Arte’ se supone casi sinónimo de ‘inconformismo’. Naturalmente, los hechos palpables que recopilan y denuncian las ‘Chicas Gorila’ (juego de palabras basado en la parofonía entre ‘guerrilla’ y ‘gorilla’ en inglés) no sólo contradicen el aura de progresismo de las instituciones culturales más prestigiosas, sino que han suscitado unas reacciones vergonzosamente machistas en algunos artistas y empresarios de renombre, con declaraciones de tipo “Las artistas feministas no tienen talento” (Mark Kostabi, artista), o “Las que no están a la altura afirman que es discriminación de género” (Jay Gorney, galerista). Algunos están mejor calladitos…

Fotograma de Guerrillas in Our Midst (Amy Harrison, 1992)

Puestas a recomendar material interesante, debo mencionar el documental dedicado a las GG’sGuerrillas In Our Midst (1992), producido y dirigido por Amy Harrison.

Pongo el enlace al vídeo en miniatura (en inglés sin subtítulos, lo siento), pero no he podido insertarlo. Lo triste del asunto es que, después de 30 años de trabajo, con todas esas pegadas de carteles, performances, conferencias, exposiciones y entrevistas, la situación de las mujeres en el Arte no ha mejorado.

La discriminación se extiende -como era previsible- a las razas no blancas, como ellas mismas ponen de manifiesto: cualquier actividad que implique prestigio o dinero está copada por individuos de sexo masculino y raza blanca. Las causas de esta situación, en buena parte, se pueden -y se deben- achacar a la actitud, consciente o inconsciente, de quienes dominan el mercado e instituciones del Arte, pero me parece que no es el único motivo: creo que hay un extraño miedo en el feminismo a abordar esta cuestión con un enfoque más amplio.

(Continuará…)

Esto es Infografía: Trabajo fin de curso

Al fin terminé el curso de infografista de prensa, que me tenía absorbida, y no sólo las 6 horas diarias de clase de lunes a viernes desde el 3 de mayo, sino algún que otro rato adicional. Me alegra haber acabado las clases, sobre todo porque me deja tiempo libre para otras actividades el resto del verano, pero también me entristece, porque me gustaría seguir aprendiendo y practicando en este campo tan apasionante.
He descubierto todo un mundo: diseño, edición, composición, imaginación, colores… Expresiones gráficas no verbales que hasta ahora veía en múltiples soportes y contextos pero no sabía apreciar, casi ni veía. Ahora no sólo me fijo en los diseños que trasmiten algún mensaje, sino que veo cómo se han hecho y puedo utilizar ese mismo lenguaje para mis propios fines.

Gracias a ello, he podido ilustrar mis propios poemas. Es alucinante poder verlos así, como si fuera una puesta de largo, una presentación en sociedad como yo quería verlos. Sólo es una pequeña selección, pero seguiré ilustrando hasta el último poema que he escrito, y quizá escriba más, porque hace años que tengo las musas en paro técnico.

A ver si funcionan los enlaces siguientes:

Ambos son interactivos a su manera:
  • El PDF tiene enlaces para ir de una página a otra, pero sólo si se abre con Acrobat Reader, no desde la previsualización de Google Docs. Una vez descargado, experimentad paseando el ratón por las páginas, sobre todo por los títulos. Es divertido.
  • El SWF, una vez descargado, se abre y se ve estupendamente con cualquier navegador. Para ir de una página a otra, podéis usar los mismos enlaces que tiene el PDF, pero además podéis pasar las páginas una a una, adelante y atrás, pinchando las esquinas con el ratón, como lo haríais con el dedo. También tiene su gracia.
Espero que os gusten. Si algo no funciona o queréis sugerirme/comentarme algo, aquí estoy.

Esto es infografía – 2ª parte: In-Design

Dominar la edición de imágenes es el primer paso de la infografía, ya que el trabajo final consiste en organizar / componer imágenes y texto en el espacio destinado a publicación: revista, folleto, póster, web, i-Pad, e-book, etcétera. La imagen a la izquierda, realizada en Photoshop, es un ejemplo sencillo de motivo inicial para la composición y diseño de un contenido en In-Design. 
Hasta hace relativamente poco (esto va MUY deprisa), el programa maestro para el diseño gráfico era el Quark XPress, literalmente aplastado por el paquete Adobe (Photoshop, In-Design e Illustrator), gracias a los inmensos ingresos conseguidos con el formato PDF (Acrobat Reader), que le permitieron adquirir la empresa Macromedia, especializada en software de edición web y multimedia. El paso definitivo para imponerse en el mercado es el Adobe Creative Suite 5.5, lanzado hace apenas 2 semanas, pensado para publicaciones electrónicas, puesto que el papel y la imprenta tienden rápidamente a desaparecer.
Lo que más echo en falta a la hora de dominar el diseño es precisamente saber dibujar (diseño es un italianismo que significa precisamente eso). Y no es más fácil aprender a hacerlo con ratón y pantalla que con papel y lápiz, porque  el trazo, los volúmenes, la perspectiva y las proporciones son lo mismo en cualquier superficie o espacio. Incluso para calcar una foto, como el coche negro insertado en la foto, hay que tener una muñeca entrenada. 
Lógicamente, para todo se necesita práctica y un buen conocimiento de la técnica que te permitan desarrollar ideas y creatividad. He hecho bastante fotografía, un buen background para  luces y colores, pero tengo claro que no basta, porque la imagen, como he dicho, es sólo el primer plano del diseño gráfico. Es cuestión de seguir practicando, pensando, y… me temo que también de actualizar mi ordenador, que se queda cortísimo de recursos para las exigencias de estas herramientas, en constante evolución.

Esto es infografía – 1ª parte: Photoshop

Mi primer puzzle

Como hace tiempo que no actualizo por falta de tiempo y energías, y como paso 6 horas diarias de lunes a viernes en mi curso de infografista de prensa, se me ocurre poner algunos de los ejercicios que voy haciendo.

Parece más sencillo de lo que realmente es cuando tienes que aplicar una teoría o un conjunto de condicionantes que te pone el profe. En el futuro, si me contratasen para hacer cosas como éstas, el “profe” sería el “jefe” (Director de Arte o similar), y tendría que ajustarme a lo que me dijera, como es lógico. Aparte de aprender a manejar unos programas de edición de imágenes y de maquetación, con sus  herramientas -a veces bastante complejas- de composición, distorsión, retoque, escalado, etc., se trata de llegar a desarrollar suficiente habilidad intuitiva para hacerlo todo lo mejor posible, en el menor tiempo posible y con el menor número posible de recursos. Os aseguro que al principio resultaba de lo más estresante…
Mi primer ‘info-lifting’
¿Mentira o arte? Una buena y práctica respuesta es que depende de la intención, lo cual nos refiere directa y velozmente al eterno debate entre ética y estética. También depende de lo refinada / imaginativa / innovadora que sea la técnica empleada, en cuyo caso regresaríamos al archiconsabido lema modernista: “the Art for the Art’s sake” (el arte por el arte). Y que nadie diga que sobre gustos no hay nada escrito, porque es uno de los temas sobre el que ha corrido más tinta en la historia de la humanidad…
El extraño caso de la turista desaparecida
Vamos a un caso concreto. Si un fotógrafo pone un filtro azul en el objetivo, o si un pintor hiperrealista colorea en verde la cara de un anciano en un paisaje urbano, nadie dudará en llamarlo arte, o al menos licencia artística. Por el contrario, si un infografista elimina una o varias personas u objetos de una foto, lo llamaremos manipulación. 
Cierto: existe una diferencia entre la intención de engañar más o menos hábilmente, y la de simplemente crear con más o menos talento, algo que no siempre queda claro para todo el mundo, y que a menudo levanta agrias contiendas  éticas, formales, políticas, y hasta religiosas. En todo caso, me lo paso en grande, como podéis ver.

(Continuará)