“Cada vez que me dices ‘puta’…”

AmenazaMuerte02-03“Mi carita de niña linda
Se ha ido envejeciendo
En el silencio.
Cada vez que me dices ‘puta’
Se hace tu cerebro más pequeño”
Bebe – Malo

Me he estado resistiendo a crearme una cuenta de Twitter los últimos años, pero al final no me ha quedado más remedio. Cuando estás en la lucha política, comunicar y difundir ampliamente, y sobre todo rápidamente, es crucial. Últimamente en Leganés tenemos una actividad muy intensa, participo en tareas de Comunicación y redes, y tener Twitter se ha hecho indispensable.

Lo que no entraba en mis planes es que me amenazaran de muerte a través de Twitter nada más llegar. Me abrí la cuenta el sábado, día 3 de septiembre, y antes de las 8 de la tarde recibo un mensaje privado que adjunto en la imagen junto a estas líneas.

Mientras iba agregando contactos y navegando por perfiles institucionales varios, me encuentro con que Carla Antonelli, veterana compañera de lucha LGTB y Diputada del PSOE en la Asamblea de Madrid, había recibido amenazas de muerte. Lógicamente la retwitteo con un mensaje de apoyo:

“. : tranquila, que son pocos, cobardes y con más boca que cerebro. . hagan algo, por favor”.

No sé si fue directamente por eso, pero creo que sí, porque el privado de Akisukinho me llega apenas unos minutos después. Huelga decir que no le di mayor importancia, aunque naturalmente lo he twitteado y retwitteado, además de bloquearlo, denunciarlo a Twitter, y ayer domingo formalizar denuncia en la Comisaría de Policía. Carla, según ha publicado ella misma, lo ha hecho esta mañana. También se queja en otro twit que Twitter España le ha contestado que esas cuentas no incumplen reglas de amenazas violentas y abusivas. Anda queeee…

AmenazaMuerte05Pero hay más. Esta mañana recibo otro privado amenazándome de muerte, en los mismos términos, del mismo estilo, esta vez de un tal Koji Kabuto. No se sabe con seguridad si se trata del mismo con otro alias o de un machitroll diferente. Utiliza ahora una foto truculenta de feminicidio, que supongo destinada a meterme miedo. Sin éxito, por supuesto. No soy una gacela asustada de la sabana africana.

Por lo que he podido averiguar, esa cuenta está identificada y denunciada, pero Twitter no la cierra. En Change.org hay una petición del Observatorio Madrileño contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia, por si la queréis firmar:

Pídele a Twitter Spain que cierre las cuentas homófobas de “Koji Kabuto”

AmenazaMuerte-LuisAlfonsoALDicen que el machitroll en cuestión ha sido identificado, y se han publicado nombre y fotos del sujeto, que supuestamente se llama Luis Alfonso Álvarez López y está buscado en varios países. Ahí os dejo su foto. De todas formas, según fuentes anónimas consultadas a través de Twitter habría huido a México. Quién sabe…

O sea, llevo 2 amenazas de muerte en menos de 48 horas… Bien, voy bien, oiga. Un buen comienzo en Twitter, a fe mía.

Lo realmente sintomático y revelador es el vocabulario que utiliza esta gente. Repiten insistente y sistemáticamente la palabra ‘PUTA’, precisamente ellos que son los más puteros, que probablemente no hayan tenido sexo en su vida más que a cambio de dinero. Es un sinsentido, digno de mentes realmente débiles, estrechas y disfuncionales. Por eso encabezo este post con un extracto de la canción de Bebe, tan acertada ella con palabras sencillas y directas: Estoy convencida de que pronto se les van a encoger las cabezas de las veces que me han llamado puta, a mí y a otros cientos de mujeres.

Por otra parte, dan más risa y pena que miedo. No tienen gran cosa que hacer, se regodean en buscar víctimas supuestamente vulnerables en Internet, y se unen a otros machirulos como ellos haciéndose las víctimas y/o impartiendo lecciones magistrales de por qué la homosexualidad debe ser exterminada. Homofobia, transfobia, misoginia, y todo con el orgullo de la violencia permanente sobre los demás.

¿Hasta cuándo? Tenemos mucho trabajo, y si alguna mujer dice que no es feminista ante tamaño aluvión de violencia, apología del feminicidio y homo/transfobia, es que no sabe en qué mundo vive, o lo que es peor, lo sabe y quiere que siga así.

Mujeres artistas y en el Arte: ¿Discriminación?

Autorretrato (1935), Dora Maar
Cuando mi primo Kle me presentó ese extraño sitio llamado ArtStack, no me imaginaba que iba a convertirse en un pasatiempos tan creativo y estimulante. Llevo unos meses moviéndome por esa plataforma y no sólo me lo paso bien, sino que descubro y aprendo muchas cosas.
Ellen DeGeneres, Mary Ellen Mark

Digo ‘extraño’ porque no sé muy bien si llamarlo museo, sala de exposiciones, foro de artistas, red social de aficionados al arte… Lo cierto es que, además de animarme a crear una página con mis propias obras (me inicié en la fotografía hace 35 años, imaginaos la cantidad de material que tengo), me ha permitido observar y (re)descubrir artistas de hoy y de siempre y volver a reflexionar sobre ello.

Sin título (1998), Ouka Leele

Hacía tiempo que no disfrutaba tanto mirando pintura y fotografía de hoy y de ayer. Lo realmente curioso es que en el sistema de ArtStack, no sólo eres tú quien busca las obras que quieres ver, sino que ellas mismas te buscan a ti. No sé muy bien cómo, he acabado descubriendo a Mary Ellen Mark, a Ellen von Unwerth, a Dora Maar, y he sabido quién era Nusch Éluard, retratada por esta última.

Cierto: me gustan mucho Man Ray y Helmut Newton, de toda la vida, y hace poco traduje un texto al inglés para la obra Tokyo Blur, de César Ordóñez, excelente fotógrafo barcelonés. Sin embargo, confieso que, salvo Ouka Leele, artista de la movida madrileña, pocas fotógrafAs conozco. Intolerable. Siendo feminista, y encima fotógrafa aficionada, he decidido poner fin a este desconocimiento. Hay que ver, conocer y dar visibilidad a las mujeres artistas, ignoradas por razones inconfesables, y de paso hacerse preguntas sobre las formas falócratas y hetero-normativas que adopta el arte de mayor difusión (‘mainstream’, que se dice), sobre todo -pero no únicamente- en la publicidad.
Guerrilla Girls, pegando fuerte (carteles)

Y como las sinergias son lo que son, y como son, la causalidad quiso que la otra noche viese el interesantísimo reportaje en la 2 sobre las Guerrilla Girls y su exposición en el Matadero de Madrid de enero a abril de este año, celebrando los 30 años (¡ahí es nada!) de existencia de este movimiento. Por cierto que me la perdí…

En muchas cosas la GG’s me recuerdan a las FEMEN, salvo que su acción se limita al ámbito del arte y a denunciar los valores patriarcales de quienes dominan el negocio y también porque sus protestas son bastante menos escandalosas, aunque compartan sus presupuestos feministas. Recomiendo este vídeo, donde Inna Shevchenko -una de las fundadoras de Femen- cuenta la historia de su activismo, del que yo destacaría un presupuesto fundamental: “No debemos caer en la auto-censura, porque incluso la idea de libertad puede resultar ofensiva para algunos”.

 (Si no te aparece el vídeo, pincha aquí)

Desde luego, las Guerrilla Girls son bastante más políticamente correctas, aunque sin duda sus denuncias resultan muy molestas para el establishment intocable del arte, que siempre se ha jactado de estar por encima de la injusticia y más allá de la tradición, puesto que ‘Arte’ se supone casi sinónimo de ‘inconformismo’. Naturalmente, los hechos palpables que recopilan y denuncian las ‘Chicas Gorila’ (juego de palabras basado en la parofonía entre ‘guerrilla’ y ‘gorilla’ en inglés) no sólo contradicen el aura de progresismo de las instituciones culturales más prestigiosas, sino que han suscitado unas reacciones vergonzosamente machistas en algunos artistas y empresarios de renombre, con declaraciones de tipo “Las artistas feministas no tienen talento” (Mark Kostabi, artista), o “Las que no están a la altura afirman que es discriminación de género” (Jay Gorney, galerista). Algunos están mejor calladitos…

Fotograma de Guerrillas in Our Midst (Amy Harrison, 1992)

Puestas a recomendar material interesante, debo mencionar el documental dedicado a las GG’sGuerrillas In Our Midst (1992), producido y dirigido por Amy Harrison.

Pongo el enlace al vídeo en miniatura (en inglés sin subtítulos, lo siento), pero no he podido insertarlo. Lo triste del asunto es que, después de 30 años de trabajo, con todas esas pegadas de carteles, performances, conferencias, exposiciones y entrevistas, la situación de las mujeres en el Arte no ha mejorado.

La discriminación se extiende -como era previsible- a las razas no blancas, como ellas mismas ponen de manifiesto: cualquier actividad que implique prestigio o dinero está copada por individuos de sexo masculino y raza blanca. Las causas de esta situación, en buena parte, se pueden -y se deben- achacar a la actitud, consciente o inconsciente, de quienes dominan el mercado e instituciones del Arte, pero me parece que no es el único motivo: creo que hay un extraño miedo en el feminismo a abordar esta cuestión con un enfoque más amplio.

(Continuará…)

Día de la Mujer 2015

Hacía tiempo que no iba a la manifestación del 8 de marzo. No recuerdo por qué no fui el año pasado ni los inmediatamente anteriores, ni siquiera cuándo fue la última. Quizá le había perdido el gusto a las manifestaciones y lo estoy recuperando, o porque ahora me preocupa más que antes estar con l@s que se quieren hacer ver y oír, volver ‘a las barricadas’… No lo sé, pero mira, tanto como me alegró participar en la Marcha del Cambio convocada por Podemos, me siento muy satisfecha de haber estado en Cibeles el pasado domingo a las 12.
(Si no te aparece el vídeo, pincha aquí)

La 3ª edad manifestando su ateísmo
Aparte del ‘buen rollo’ que se siente cuando compartes espacio e ideales con un grupo de personas que se están manifestando, llevar una cámara de foto y vídeo te permite primero recoger emociones en directo, y luego expresar tu propia visión/versión de lo que presenciaste al repasar, seleccionar, editar y montar las imágenes, complementarlas con música, añadirles texto… Confieso, por tanto, que no es un reportaje objetivo, ni lo he pretendido, aunque también afirmo que no estoy necesariamente de acuerdo con todos los gritos y pancartas recogidos en esos 6 minutos y 31 segundos. En suma, además de estar contenta de haber estado allí, me gusta cómo me ha quedado el vídeomontaje.
Cristina Garaizábal, con Hetaira
Como digo más arriba, hacía tiempo que no iba a esta convocatoria anual, de forma que no sé cómo viene siendo en los últimos años. En cualquier caso, me llamó la atención la extensa franja de edades, la concurrencia de feministas veteranas y las más bisoñas, y no porque las ideas en liza fueran distintas según de qué generación procedieran, sino porque las reivindicaciones siguen siendo las mismas que hace 20, 30 o 40 años: aborto libre, igualdad laboral, rechazo a los abusos del patriarcado, especialmente los que proceden de la Iglesia Católica… Vamos, más o menos lo de siempre. Y sin embargo, a pesar de apreciar poca novedad en tantas pancartas y gritos, no sé bien por qué, sentía una cierta frescura y rabiosa actualidad de todo y todas las que caminaban juntas ese domingo soleado. Si alguien entiende por qué tuve esa impresión, que me lo diga, por favor.
Sin palabras
Lo que más me alivió es que el feminismo sigue vivo y activo, y no sólo el sector radical. He leído y oído demasiadas ‘reservas’ al feminismo, casi todas basadas en el más insultante desconocimiento de la literatura, filosofía, historia y verdaderas demandas del movimiento, de forma que todo ese gentío en marcha hacia la Puerta del Sol, jóvenes y mayores, trabajadoras en activo y jubiladas, madres y amas de casa, estudiantes… demostraba a las claras que la lucha sigue, y que hay relevo para rato. Cierto que la prensa no se ha hecho eco de la convocatoria, pero eso nos lo esperábamos. Para eso están las citas anuales: reunirnos y demostrar que no salir en la tele ni en los periódicos no es sinónimo de muerte o debilidad.
Por desgracia, la igualdad entre géneros sigue sin existir, como lo atestiguan las 59 mujeres asesinadas por sus parejas en 2014 (y no 54 como manifiestan las estadísticas oficiales). A ellas, las visibles y las invisibles, va dedicada esta crónica.
Ninguna agresión sin respuesta.

El día en que todas seamos zorras

Este post y este vídeo(*) me han parecido extraordinarios. Cito las palabras de la señora Mederos, en su artículo del 20 minutos:

No es por la calidad del vídeo, ni por su didáctica (aunque en el fondo, como revulsivo, la tiene). Sino porque Chelsea Paine se pone el mundo por montera y se carcajea en la cara de quienes nos insultan por ser dueñas de nuestra vida. La respuesta en las redes habla de sorpresa. Y quiero pensar que también de provocación. Porque, le pese a quien le pese, este país está cada vez más lleno de zorras. Así que demos la vuelta al insulto y convirtámoslo en halago: el día en que zorras seamos todas, dejará de pesar.”
Mayte MederosCoordinadora del Área de Familias Diversas de Algarabía, la asociación LGBTI de Tenerife, es madre de familia numerosa y autora del blog Avatares de una amazona.
Los comentarios en YouTube demuestran bien a las claras que los machirulos y sus valedoras no entienden nada de lo que dice esta mujer, y lo llevan al terreno de la infidelidad, que no se menciona en el vídeo. O sea, una vez más: “Ladran, amigo Sancho, luego caminamos”.

(*) Si no puedes ver el vídeo, pincha aquí)

Crowdfunding por Pikara Magazine

Lo he compartido en Facebook y volveré a compartir este post, a ver si conseguimos algo. Los proyectos bien hechos, innovadores, valientes y feministas deben ser apoyados. Pikara Magazine en papel es uno de ellos.

El crowdfunding funciona y es lo mejor para no sólo conseguir la financiación que se necesita, sino para medir el grado de compromiso colectivo con el proyecto. Se han conseguido ya dos tercios del dinero necesario, así que… ¡vamos, sistas! ¡Que no se diga!

Por si fuera poco, Alicia Murillo ha compuesto un “sevillaeton-clip” de lo más gracioso. Os lo pongo aquí, que merece la pena.

Frase de Beatriz Gimeno para reflexionar

“El feminismo siempre es un asunto difícil. Y más ahora. Hay una generación joven que se cree inmune al machismo y que, precisamente por eso, son más machistas que sus padres.”

Absolutamente cierto, y aterrador. La triste moraleja es que hemos retrocedido una generación, quizá dos, en cuanto a derechos efectivos de las mujeres. Desesperante.

Si educamos solAs, ¿quién es responsable?

Uno de los argumentos más repetidos entre los enemigos de la adopción en familias homoparentales es el de las “gravísimas” consecuencias que sufriría el niño por la carencia de la figura masculina/paterna o femenina/materna (anda queeee…). En el caso concreto de las parejas de mujeres -mucho más que en el caso de parejas de hombres, bastante más escasas- el argumento se desmonta solo, ya que, desde la noche de los tiempos, los niños y niñas han estado al cuidado exclusivo de las madres, y el padre ha estado -en el mejor de los casos- ausente, cuando no era sencillamente desconocido. Aquello de “se fue a por tabaco y no volvió” no sólo es un chiste, sino algo muy real y frecuente.

Limitándonos tan sólo a las 3 últimas generaciones -digamos desde el final de la Guerra Civil- abundan los casos de niños/as criados por madres solteras o arrejuntadas con hermanas/cuñadas/vecinas, viudas de guerra o posguerra, abandonadas (voluntariamente o no), etcétera. Por si fuera poco, los innumerables relatos de o sobre esas criaturas sin padre tienden a concluir que mejor les ha ido así, a pesar de las estrecheces que un sueldo de mujer sola les haya supuesto, antes que haber sufrido el lastre o violencia de un padre borracho, insensible (“desafecto”, como dice farala), cobarde o accidental/irresponsable.

Aun limitando más nuestro “corpus” de entornos familiares female only a los últimos 30 años (una generación bien contada), las infancias de niños sin padre -o con muy poco padre- se asientan en libertad y casi sin traumas, gracias a la ley del divorcio, liberación de la mujer, subvenciones a madres solteras, cambios radicales y rápidos en las mentalidades colectivas, etcétera. 

Pues bien: si aceptamos lo antedicho como cierto, entendemos no sólo que un número significativo de adultas y adultos actuales se han criado sin la figura del padre, sino que, por lógica, una parte significativa de su input educativo ha sido trasmitido por mujeres. Pero voy más lejos: incluso en los casos en que un buen padre (o al menos “decente”) ha estado presente en el hogar, en matrimonios longevos y felices, la figura de la madre se ha reforzado, dignificado y visibilizado mucho en los últimos 30 años, gracias a la mencionada evolución de las mentalidades con respecto a las mujeres. Hay muchas y buenas razones para pensar, por tanto, que en los valores trasmitidos a los hijos han pesado muchísimo más las mujeres que los hombres.

No se puede decir, por tanto, que la mentalidad machista/patriarcal haya tenido demasiadas posibilidades de trasmitirse a través de los hombres -teóricamente sus beneficiarios- de los que nos seguimos defendiendo a través de muy diversas políticas: leyes de cuotas y anti-discriminación, campañas pro-denuncias de violencia, concienciación pro-dignidad de las mujeres… Por el contrario, desde hace más de tres décadas, y con unas leyes razonablemente progresistas, vemos a nuestro alrededor a innumerables súper-mujeres que se valen solas como madres perfectas, educadoras infalibles, trabajadoras impecables, blaaablablabla… 

ERGO, yo me pregunto:

  1. ¿De dónde salen los hombres que ejercen la violencia machista? ¿Han ido a una academia secreta para matones sin que se enterasen sus madres? Y si es cierto que no hay agresor sin víctima, ¿cuándo y dónde abdujeron a las mujeres agredidas/engañadas/abusadas para enseñarles a llegar a esa situación desesperada/desesperante? 
  2. ¿Por qué las heteras de hoy entre 20 y 45 años, excepto cuando buscan premeditadamente un padre ad hoc para sus hijxs, se enamoran perdidamente del machote-malote-chuloplaya-desequilibrado y no del intelectual-gafotas-pagafantas o del romántico tierno y humilde? ¿No se dan cuenta de que ensalzan al ejemplar más vergonzante de la especie humana? 
  3. ¿Por qué las madres heteras actuales en esa misma franja de edad -e independientemente de su nivel sociocultural- siguen diciendo a sus hijas que hagan lo que hagan en la vida tienen que estar monísimas de la muerte porque de ello depende su autoestima (además les irá mejor, dónde va a parar, oiga), y al mismo tiempo advierten a sus hijos de que no les embauque una lagarta de ésas con minifalda?

    Mi estupor se debe, principalmente, a que se repite la palabra igualdad en todos los tonos y acentos posibles, mientras se ocultan, disculpan o soslayan conductas intolerables que a todas luces colocan la soga al cuello de quienes las practican sin preguntarles de qué demonios van. El principal enemigo de la justicia social es el doble rasero, y que nadie me venga con aquello de que la hipocresía está sólo en la clase política, la Iglesia Católica y los medios de comunicación de masas, porque no es cierto. Mi psicóloga me dice que pobrecitas ellas con su inconsciente… Claro, ella barre para casa: cuantas más mujeres contradictorias haya para tratar, mejor podrá demostrar que la psicología es una necesidad social y no mera charla de confesionario.[*] 
    ¿Podemos atribuir todo ese cúmulo de contradicciones a un Síndrome de Estocolmo brutal y masivo? Si es así, espero que pronto, en lugar de tantos permisos de maternidad, los Servicios Sociales inviertan en psicoterapias. A la vista está que son mucho más dañinas las madres contradictorias, transmisoras de comportamientos suicidas, que las mujeres realmente libres, es decir, aquéllas que no necesitan el aplauso ajeno ni la superación de metas improbables para sentirse razonablemente felices y completas.

    [*Frase editada el 6/12/2012]