T.T.I.P. Esto es gravísimo. ¡A las barricadas!

“Vedlo hasta el final, por favor. Luego sigo.”

… decía yo, hace una semana. Hoy, 31 de octubre, al fin dispongo de un ratito para terminar este post.

Como dice Marta Sibina, editora de la revista Cafè amb llet, “éste es el mayor ataque a la democracia desde el 23F”. No es ninguna exageración. ¡Ojalá!

Los partidos que se han adherido a esa negociación secreta demuestran a todas luces que ‘la Casta’ existe, puesto que NINGUNO de los partidos implicados (PP, PSOE, UPyD y CiU) ha mencionado públicamente su colaboración con el gobierno en este asunto.

Os invito a consultar el artículo ¿PP, PSOE, UPyD y CiU preparan un nuevo 23F?, donde encontraréis, además del vídeo de Marta insertado al principio, una suculenta relación de enlaces a:
  • Organizaciones contra el TTIP (entre ellas, ATTAC);
  • Artículos sobre el TTIP (entre ellos, filtraciones de Wikileaks)
Lola en el Europarlamento

Han pasado muchas cosas en 1 semana. El llamamiento ha corrido mucho entre los seguidores de Podemos. El tema viene comentándose desde mayo, y ya en julio la Eurodiputada Lola Sánchez Caldentey colgaba un vídeo en YouTube manifestando la postura oficial del partido a ese respecto, que denuncia no sólo la avaricia de las multinacionales, sino la complicidad de los partidos políticos que pactan con ellas en secreto para sustraer ese debate de gran calado y trascendencia a la ciudadanía, directamente afectada por el mismo.


Además de las cuestiones políticas y de soberanía, los argumentos contra el TTIP en materia medioambiental son más importantes si cabe. Este otro vídeo (en inglés; subtítulos disponibles), más reciente que el de Lola Sánchez, los detalla de forma clara y sencilla, contextualizándolos en la situación política y económica global que provocaría.

Resumiendo: hay que moverse. Como dice Ana Barba, “Cuando descubras que eres contrario al TTIP puede ser tarde“. Las redes nos ofrecen la posibilidad de divulgar lo que los medios callan. Así que… ¡A las barricadas!

Esto es infografía – 1ª parte: Photoshop

Mi primer puzzle

Como hace tiempo que no actualizo por falta de tiempo y energías, y como paso 6 horas diarias de lunes a viernes en mi curso de infografista de prensa, se me ocurre poner algunos de los ejercicios que voy haciendo.

Parece más sencillo de lo que realmente es cuando tienes que aplicar una teoría o un conjunto de condicionantes que te pone el profe. En el futuro, si me contratasen para hacer cosas como éstas, el “profe” sería el “jefe” (Director de Arte o similar), y tendría que ajustarme a lo que me dijera, como es lógico. Aparte de aprender a manejar unos programas de edición de imágenes y de maquetación, con sus  herramientas -a veces bastante complejas- de composición, distorsión, retoque, escalado, etc., se trata de llegar a desarrollar suficiente habilidad intuitiva para hacerlo todo lo mejor posible, en el menor tiempo posible y con el menor número posible de recursos. Os aseguro que al principio resultaba de lo más estresante…
Mi primer ‘info-lifting’
¿Mentira o arte? Una buena y práctica respuesta es que depende de la intención, lo cual nos refiere directa y velozmente al eterno debate entre ética y estética. También depende de lo refinada / imaginativa / innovadora que sea la técnica empleada, en cuyo caso regresaríamos al archiconsabido lema modernista: “the Art for the Art’s sake” (el arte por el arte). Y que nadie diga que sobre gustos no hay nada escrito, porque es uno de los temas sobre el que ha corrido más tinta en la historia de la humanidad…
El extraño caso de la turista desaparecida
Vamos a un caso concreto. Si un fotógrafo pone un filtro azul en el objetivo, o si un pintor hiperrealista colorea en verde la cara de un anciano en un paisaje urbano, nadie dudará en llamarlo arte, o al menos licencia artística. Por el contrario, si un infografista elimina una o varias personas u objetos de una foto, lo llamaremos manipulación. 
Cierto: existe una diferencia entre la intención de engañar más o menos hábilmente, y la de simplemente crear con más o menos talento, algo que no siempre queda claro para todo el mundo, y que a menudo levanta agrias contiendas  éticas, formales, políticas, y hasta religiosas. En todo caso, me lo paso en grande, como podéis ver.

(Continuará)