¿Por qué soy abolicionista?

 

En la Mesa Redonda del pasado 4 de abril en la UCM no se me olvidará el ESCALOFRÍO que sentí cuando Beatriz Gimeno mencionó una escena de un documental sobre turismo sexual, donde un hombre de mediana edad quedaba impasible ante los llantos de la niña pequeña, aterrada, que le iba a ser ‘cedida’ para FOLLÁRSELA.

Esa ausencia de empatía, tan inhumana, es lo que me mueve. De paso, os explicaré por qué soy voluntaria en TRADUCTORAS PARA LA ABOLICIÓN DE LA PROSTITUCIÓN.

Permitidme que comparta un extracto del debate (al final de este post) sobre la película Evelyn (2011), donde intervienen Ana de Miguel y Beatriz, publicado en el canal YouTube de la organización donde participo. Destaco las siguientes frases:

– “Si hay trata es porque la demanda supera a la oferta, y hay que recurrir al engaño, a romper a las chicas, a forzarlas […] El sexo es deseo MUTUO, pero a los clientes no les importa que las chicas sientan asco y estén ateridas […] Me parece una construcción de la masculinidad terrible” (B.G.)

– “Hasta la Iglesia lo llamó ‘teoría del mal menor’… ¿’Menor’ respecto a qué? Respecto a que los hombres no pudieran tener acceso al cuerpo de una mujer cuando les diera la gana por un precio variable…” (Ana de M.)

Como también dice Ana, el feminismo es quien empezó a cuestionar la prostitución, legal y normalizada desde la edad media, y no precisamente con criterios puritanos, sino mediante la reflexión y el análisis. Por cierto, las feministas, incluso siendo lesbianas, follamos seguramente mucho más que tant@s que nos descalifican, así que… un poquito de por favor.

Desde mi capacidad como traductora (inglés y francés) quiero contribuir a ese análisis y reflexión, que aún llevará tiempo y esfuerzo, pero no pienso tirar la toalla. También soy docente, así que entiendo igualmente de batallas que sólo se vencen a largo plazo.

Y para que se enteren algun@s: mi trabajo es VOLUNTARIO, por tanto no defiendo estas ideas por interés económico, sino porque QUIERO y PUEDO, y porque creo en un mundo mejor. Si eso me convierte en una imbécil idealista, sea. Hasta me podrían asesinar por ello, y lo asumo. Se lo recuerdo a quienes gustan de calificar de ‘lobby’ al feminismo. Soberana soplapollez…

Si con todo lo dicho más arriba todavía no os habéis replanteado vuestra defensa de la prostitución ‘libre y voluntaria’, os recomiendo vivamente el libro de Ana de Miguel, que cito y menciono mucho: Neoliberalismo Sexual. El mito de la libre elección (Cátedra, 2015).

Si aun así seguís pensando que no se puede cuestionar el sistema capitalista en su conjunto ‘SÓLO’ por la existencia de la prostitución, quizá os impresione este estupendo vídeo (en francés), colgado en nuestro canal de YouTube. A mí, que estoy acostumbrada a casi todo, me ha dejado temblando

Espero que os imaginéis ahora ese rostro, siempre pixelado, de los clientes de los prostíbulos, exento de la mínima empatía, y veáis en él a un hombre que conocéis, incluso respetáis y/o queréis, posiblemente de vuestra propia familia. Si eso, junto al vídeo más abajo, todavía no os revuelve las tripas, no tengo más que decir, salvo que nos vemos en las calles, los foros de debate, y otros sitios donde no nos puedan negar la entrada y/o la palabra.

Anuncios

Efemérides: derogación parcial de la Ley de Peligrosidad Social

dsc_0311Hoy, 26 de diciembre, día de San Esteban, de 1978, se derogaba la primera parte de la Ley 16/1970, de 4 de agosto, sobre peligrosidad y rehabilitación social.

Según esa Disposición Derogatoria, quedaban excluidos de esa ‘peligrosidad’ los supuestos 2, 3, 13, 14 y 15 del Artículo Segundo, es decir:

  • Los rufianes y proxenetas.
  • Los que realicen actos de homosexualidad.
  • Los autores de inexcusables contravenciones de circulación por conducción peligrosa.
  • Los menores de veintiún años abandonados por la familia o rebeldes a ella, que se hallaren moralmente pervertidos.
  • Los que, por su trato asiduo con delincuentes o maleantes y por la asistencia a las reuniones que celebren, o por la retirada comisión de faltas penales, atendidos el número y la entidad de éstas; revelen inclinación delictiva.

Es lógico recordar y celebrar esa derogación hoy, 38 años después, aunque por desgracia es aún más lícito y necesario lamentar y denunciar que en todos esos años las víctimas de esa ley siguen sin ser debidamente reconocidas e indemnizadas.

Miles de personas, no sólo gays y mujeres trans sino también lesbianas fueron sistemáticamente vejadas, agredidas y perseguidas por las autoridades policiales, eclesiásticas y judiciales españolas. Hoy en día, sobreviven realmente muy pocas de estas víctimas -apenas unos cientos-, y es difícil saber con exactitud cuántas fueron. El oscurantismo de esa represión es especialmente destacable en el caso de cismujeres lesbianas, cuya existencia y persecución se invisibilizó de manera muy particular, tal y como relata Lucas R. Platero en “Hablando del ‘cuerpo del delito’: la represión franquista y la masculinidad femenina” (2009).

La manera más cruel y lacerante de destruir a las personas, como bien sabemos, es negar su existencia, o bien integrarlas como algo marginal y subordinado, algo que hoy en día, aunque de forma más sutil, aún sufrimos las personas que nos sustraemos al modelo heteropatriarcal:

  • cismujeres lesbianas,
  • hombres y mujeres transexuales,
  • hombres trans gay,
  • mujeres trans lesbianas

El nivel de represión del pasado ha sido tal que hoy nos resulta imposible conocer si tal diversidad existió realmente alguna vez en el pasado, aunque es de suponer que sí, sólo que debió ser imposible reconocerse en ella, incluso ante un@ mism@. No quiero ni pensar en el sufrimiento interior, además del social, que tantas personas han tenido que sufrir, viendo como sus gobernantes, ora de un signo, ora del otro, las ignoraban y excluían, cuando no encarcelaban, torturaban y asesinaban.

Porque esa Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social de 1970, no lo olvidemos, no era sino la segunda actualización franquista de la Ley de Vagos y Maleantes (“La Gandula”) de 1933, promulgada bajo la 2ª República, y que ya incluía a “rufianes, homosexuales y proxenetas” en el mismo paquete.

Así pues, no nos queda más remedio que aceptar el principio de continuidad del Estado, como ya se hizo con las víctimas del III Reich, y por eso es tan necesario como legítimo reclamar la indemnización a las víctimas a través de la Ley de Memoria Histórica de 2007, cuya aplicación parece suspendida en el limbo, por oscuras e inconfesables razones.

A ver cuándo este país deja de ser por fin uno de alpargata y pandereta, por favor…

Moter@s Contra el Abuso Infantil (MOCAI)

Aunque la cosa viene de atrás y de EE.UU., parece que mis herman@s moter@s en España lo han visto como una buena idea y van a empezar a copiarlo aquí. Bueno, dicho así parece que somos unos copiones de lo que viene de fuera, pero si lo planteamos como un movimiento internacional que se ha iniciado en el Imperio del Chicle y que ahora celebra su primera quedada motera solidaria, ya no suena tan mal.

El próximo 18 de abril se celebra en Alcorcón el primer “Custom Day Solidario” de la asociación MOCAI. No sé muy bien cómo será, pero me lo imagino: Harleys y otras motos custom tronando para que los niños se diviertan, y de paso decirles que si algún malnacido les hace daño todo ese ruido se plantará allí para salvarles de los malos. Otra vez, dicho así parece una fantasmada más con sabor americano, como si l@s moter@s fuésemos la nueva caballería que aparece cuando un inocente indefenso está en apuros. Sin embargo, en este otro vídeo, la organización pionera B.A.C.A. (Bikers Against Child Abuse) plantea su iniciativa en términos de ‘empoderización’ de l@s niñ@s víctimas de abusos, y la verdad es que suena bastante mejor y menos fantasioso.

Ahora veamos… Yo como motera veo bien una concentración así, como casi cualquier quedada motera (no todas, ojo), porque me va el rollo ése. Como mujer, lógicamente, me chirría un poco ese despliegue de iconos masculinos con sabor a ‘macho protector’. También hay que señalar una diferencia importante: en la MOCAI española hay bastantes más mujeres subidas a esas Harleys que en la BACA americana, con lo cual ese perfume desagradable es bastante menos fuerte aquí que allí.

Por otro lado, no puedo dejar de preguntarme por qué se movilizan por los abusos infantiles y no se les ha ocurrido hacer lo mismo para acompañar a niños y madres víctimas del maltrato familiar, prácticamente igual de indefens@s y sometid@s a la misma presión e intimidación. Los abusos infantiles y la violencia de género son, no lo olvidemos, hijos del mismo padre: el patriarcado.

Día de la Mujer 2015

Hacía tiempo que no iba a la manifestación del 8 de marzo. No recuerdo por qué no fui el año pasado ni los inmediatamente anteriores, ni siquiera cuándo fue la última. Quizá le había perdido el gusto a las manifestaciones y lo estoy recuperando, o porque ahora me preocupa más que antes estar con l@s que se quieren hacer ver y oír, volver ‘a las barricadas’… No lo sé, pero mira, tanto como me alegró participar en la Marcha del Cambio convocada por Podemos, me siento muy satisfecha de haber estado en Cibeles el pasado domingo a las 12.
(Si no te aparece el vídeo, pincha aquí)

La 3ª edad manifestando su ateísmo
Aparte del ‘buen rollo’ que se siente cuando compartes espacio e ideales con un grupo de personas que se están manifestando, llevar una cámara de foto y vídeo te permite primero recoger emociones en directo, y luego expresar tu propia visión/versión de lo que presenciaste al repasar, seleccionar, editar y montar las imágenes, complementarlas con música, añadirles texto… Confieso, por tanto, que no es un reportaje objetivo, ni lo he pretendido, aunque también afirmo que no estoy necesariamente de acuerdo con todos los gritos y pancartas recogidos en esos 6 minutos y 31 segundos. En suma, además de estar contenta de haber estado allí, me gusta cómo me ha quedado el vídeomontaje.
Cristina Garaizábal, con Hetaira
Como digo más arriba, hacía tiempo que no iba a esta convocatoria anual, de forma que no sé cómo viene siendo en los últimos años. En cualquier caso, me llamó la atención la extensa franja de edades, la concurrencia de feministas veteranas y las más bisoñas, y no porque las ideas en liza fueran distintas según de qué generación procedieran, sino porque las reivindicaciones siguen siendo las mismas que hace 20, 30 o 40 años: aborto libre, igualdad laboral, rechazo a los abusos del patriarcado, especialmente los que proceden de la Iglesia Católica… Vamos, más o menos lo de siempre. Y sin embargo, a pesar de apreciar poca novedad en tantas pancartas y gritos, no sé bien por qué, sentía una cierta frescura y rabiosa actualidad de todo y todas las que caminaban juntas ese domingo soleado. Si alguien entiende por qué tuve esa impresión, que me lo diga, por favor.
Sin palabras
Lo que más me alivió es que el feminismo sigue vivo y activo, y no sólo el sector radical. He leído y oído demasiadas ‘reservas’ al feminismo, casi todas basadas en el más insultante desconocimiento de la literatura, filosofía, historia y verdaderas demandas del movimiento, de forma que todo ese gentío en marcha hacia la Puerta del Sol, jóvenes y mayores, trabajadoras en activo y jubiladas, madres y amas de casa, estudiantes… demostraba a las claras que la lucha sigue, y que hay relevo para rato. Cierto que la prensa no se ha hecho eco de la convocatoria, pero eso nos lo esperábamos. Para eso están las citas anuales: reunirnos y demostrar que no salir en la tele ni en los periódicos no es sinónimo de muerte o debilidad.
Por desgracia, la igualdad entre géneros sigue sin existir, como lo atestiguan las 59 mujeres asesinadas por sus parejas en 2014 (y no 54 como manifiestan las estadísticas oficiales). A ellas, las visibles y las invisibles, va dedicada esta crónica.
Ninguna agresión sin respuesta.

Inmortales

Autor: Joep Bertram
La verdad es que hay gente que sabe hacer bien su trabajo. Por eso el buen trabajo es inmortal.
“Onsterfelijk” reza bajo este dibujo. Significa inmortal en holandés. De todos los dibujos-homenaje al atentado de París, es el que más me ha impactado.
Inmortal es el deseo humano por ser libre, o al menos tener la libertad de elegir a sus amos. 
Inmortales son los que supieron darlo todo por una causa noble, como por ejemplo hacer reír, o al menos sonreír. Hace falta estar un poco p’allá para jugarse la vida por un ideal como el derecho a ridiculizar los sucesos de este mundo, que por cierto indefectiblemente superan al humorista en locura. Pues benditos locos, bendita locura.

Inmortales son las palabras de Stéphane Charbonnier, a.k.a. Charb, que repitió la famosa frase “prefiero morir de pie antes que vivir de rodillas”, atribuida al Che Guevara, aunque mis fuentes la atribuyen a otro personaje histórico algo menos famoso, pero anterior. Si entiendes algo de francés, puedes verlo y escucharlo aquí.

Inmortales son estos humoristas que llevaban algo así como 50 años ridiculizando a todo lo que se movía. Hara-Kiri publicó el 9/11/1970 la inmortal portada Bal tragique à Colombey, 1 mort para que nadie olvidara jamás la muerte de De Gaulle, provocando una sonrisa en la cara de todos los franceses cada vez que se mencionara el pueblo natal del General o el día de su fallecimiento. Los censuraron, pero les dio igual. A Charlie Hebdo tampoco les va a parar un atentado de mierda: volverán a salir el miércoles que viene y tirarán 1.000.000 de ejemplares, no de balas.

Patrick Pelloux 
(Foto: Patrick Kovarik, AFP)

Inmortal es todo aquél que prefiere morirse de risa que de miedo. Charb estaba amenazado de muerte por los islamistas y tenía escolta policial. De poco le sirvió, pero supo caer haciendo su trabajo.

Uno de los cronistas de la revista, médico de urgencias y Presidente de la Asociación de Urgentistas, fue uno de los primeros en llegar a la redacción, minutos después del asesinato. Patrick Pelloux declaró, entre sollozos: «je pense qu’il a dû se lever et les traiter de cons ou leur faire un bras d’honneur, ou essayer de leur enlever leurs armes. Dans la position où il est mort, il était enchevêtré dans sa chaise, c’est comme s’il avait été abattu en se levant. Et je le connaissais bien, c’était mon frère, et je sais qu’il a dû leur faire ça…» [“Creo que debió levantarse y llamarlos gilipollas o hacerles un corte de mangas, o tratar de quitarles las armas. En la posición en que murió, se quedó como enredado en su silla, es como si le hubiesen disparado levantándose. Yo lo conocía bien, era mi hermano, y sé que tuvo que hacerles eso…”]. Me recuerda la famosa anécdota de Muñoz Seca, antes de que lo fusilaran: “la vida me la podéis quitar, pero el miedo que tengo no me lo quita NADIE”.

Ésa es la historia de la sátira gráfica en Francia. Esta tragedia los hará todavía más inmortales, y eso que ya lo eran. Los islamistas no han conseguido nada por su causa. Sus víctimas sí, y seguirán haciéndolo, y nosotr@s, riendo.

Cuando el fantaseado ‘malote’ se convierte en REAL CABRONAZO (2/2)

De la raíz a las ramas: hombres y mujeres

Los presuntos violadores de Málaga en libertad
Aunque el post anterior sonase a perogrullada y encima no tocase nada de lo que anuncia el título, al menos sirve para reflexionar sobre las estructuras de poder que padecemos, que tenemos tan asumidas, y que ni siquiera detectamos cuando se nos echan encima. Esa ‘jerarquía invisible’ en que se basa la violencia social humana se ha dado en llamar cultura de la violación (“Rape culture”). Aparte de ese estupendo artículo de la Wikipedia, os recomiendo también:
Insisto: me da igual que se trate de pederastia, agresión sexual a adultas o violencia de género, porque en todos los casos las víctimas están ‘debajo’ en cuanto a poder, credibilidad, etcétera, y los agresores ‘encima’. Pero recordemos un hecho más concreto: en TODOS estos casos los agresores son casi exclusivamente HOMBRES, por mucho que los caballeros se quejen de que les recordemos esta realidad estadística, como también suele irritarles el incontrovertible hecho científico de que NO son enfermos. El caso de la violación de Málaga y los comentarios que lo rodean me parecen perfecta ilustración de todo lo que llevo escrito en este post y medio.
Gui Fedrizzi

De AHÍ precisamente que dos artículos en particular me hayan resultado tan interesantes: el primero trata de la cultura de la violación, pero (de)scrita por un hombre, y el segundo de la cultura del malote/machote/canalla, pero (de)scrita por una mujer. Ambos se dirigen a su propio colectivo de género para invitarles a reflexionar sobre su conducta e ideas, a des-construir el estatus de víctima y agresor desde dentro.

En la primera parte, cité a Zaron Burnett aludiendo a la vulnerabilidad de la mujer. Ahora, veamos lo que dice Ruth Toledano del ‘malote’:

  • “Porque el malote, que es un tipo de hombre que, además, suele ejercer de tal, representa en realidad las cualidades del macho peor: chulo (o, simplemente, chulito), bruto (o, simplemente, brutote), fantasma (o, simplemente, presumido), fatuo, desconsiderado, fanfarrón, machote. Son tipos que en realidad exudan machismo por los cuatro costados y tratan con desprecio a las mujeres, pero nuestras mejores amigas, nuestras queridas hermanas se sienten atraídas por ellos y los disculpan.”
Mario Balotelli

Más recientemente, Toledano critica mordazmente a ese mismo modelo de hombre, prototipo de futbolistas:

  • “Los futbolistas son héroes, campeones, estrellas. Son titanes, glorias, semidioses. Son superhombres. Los futbolistas son los grandes ídolos masculinos de nuestra época. Por brutos que sean, por zafios que sean, por horteras que sean. No digo que no haya futbolistas de otro tipo, digo que el modelo de futbolista que se vende mayoritariamente es el que representa a un modelo de hombre detestable: el gran macho. El macho imbatible, duro, escupidor. Por metrosexual que sea. El macho macho: granítico, millonario, follador. Heterosexual, claro.”
“Oh ssííí, piropeameee, rómpemeee, niño maloooo…”

Pues así nos va. Que los hombres quieran parecerse a un modelo machirulo, que aparentemente tiene mucho éxito entre las heteras, ya es patético. Pero que se les caigan las bragas si ENCIMA es malote, chulo y bruto… es para preguntarse de qué van algunas, a estas alturas de la película. Y lo peor no son las jovencitas que afirman no necesitar al feminismo “porque me gusta que los hombres me piropeen” (igual espabilan un día, pobrecicas), sino las mujeres supuestamente maduras, con estudios, teóricamente empoderizadas que pierden el oremus por revolcarse con esas vergüenzas del género humano. En una fantasía sexual, ven a un ‘malote-machote’, y disculpan sus excesos mientras follan. Al día siguiente, se dan cuenta de que su ídolo follador se ha convertido en un CABRONAZO de carne y hueso. Algunas, todas orgullosas, te dicen que si sabes ponérsela dura a un tío, tienes la vida resuelta. En fin… “Bienaventuradas las pobres de espíritu, porque suyo es el reino de los cielos”.

Ya traté el tema de la educación, y todo esto confirma mi teoría. No sirve de nada combatir la cultura de la violación si los clichés que la sustentan siguen gozando de prestigio social, sobre todo entre las mujeres:

  • hombre=fuerza=dinero=poder=iniciativa
  • mujer=debilidad=dependencia=sumisión sexual=pasividad
No estoy diciendo que todos los hombres deportistas sean violadores en potencia. AFIRMO, eso sí, que la desigualdad en los patrones de conducta son el origen de la violencia, particularmente en la sexual y de género. Afortunadamente, hay hombres conscientes de que son los privilegiados en un sistema que hace daño a las que no lo son, y lo dicen en voz alta. Afortunadamente también hay mujeres que, siendo librepensadoras y feministas, recuerdan a las mujeres si fomentan modelos vergonzantes de poder en los hombres, la violencia está servida, más pronto que tarde. Si encima trasmiten esos clichés a sus hijas e hijos, los machirulos se seguirán frotando las manos muchos, muchos años. 
¡Venga! Un poco de valentía para reconocer que las conductas equivocadas en la desigualdad NO son solamente las que ejercen la violencia, sino TAMBIÉN las que toleran los clichés que la favorecen. 

Cuando el fantaseado ‘malote’ se convierte en REAL CABRONAZO (1/2)

Intro

Empezaré por una premisa fundamental: 
Cuando no es autodefensa proporcional al ataque, la violencia se produce porque existe una desigualdad ampliamente consentida e institucionalizada entre agredido y agresor
Corre la voz
Corre la Voz
En ese orden de cosas, es lógico pensar que las víctimas de violencia serán más frecuentemente los individuos (natural o artificialmente) más ‘débiles’ / menos ‘útiles’: niñ@s, ancian@s, discapacitad@s, mujeres, etcétera. Creo que en esto hay pocas discrepancias, ¿no?
Ahora veamos cómo se aborda la violencia por el mundo, qué se dice de ella, y qué se puede deducir de todo ello. Me concentraré en la violencia sexual y de género, aunque en realidad, pronto podrá entenderse que es fácil (y lícito) extrapolarla a cualquier tipo de violencia, siempre y cuando -obviamente- víctima y agresor cumplan la premisa del encabezamiento.

Al grano: polvos y lodos

Ruth Toledano
Lo que sigue me viene inspirado por 2 artículos recientes, uno escrito por un hombre, y otro por una mujer:
  1. La cultura de la violación. Guía para el caballero (versión en español), de Zaron Burnett III, y
  2. Los malotes, los machotes, los canallas, de Ruth Toledano,
Zaron Burnett

el primero publicado en mayo de este año (versión original), el segundo este mismo mes.

Aunque aparentemente no tratan de lo mismo, creo que son caminos distintos para llegar a la misma Roma: en qué actitud nos colocamos con respecto a las diferencias de género y qué hacemos o dejamos de hacer para que no se produzca la violencia, esto es, para NO EJERCERLA, pero también para NO FOMENTARLA directa o indirectamente. En otras palabras, tanto Burnett como Toledano pretenden que tanto las víctimas como los agresores dejen de ser tales, y sin duda eso pasa por la reducción de la desigualdad (OJO, en el sentido jerárquico, no identitario) entre géneros.

Empiezo con el artículo de Burnett, que se dirige EXPRESAMENTE a los hombres:

  • “No sé vosotros, pero yo no me paso la vida sintiéndome vulnerable. He tenido que aprender que las mujeres pasan la mayor parte de su vida social con constantes e inevitables sentimientos de vulnerabilidad. Paraos a pensarlo un momento. Imaginaos sentir una constante sensación de peligro, como que tuvierais la piel de cristal.”

Si en lugar de ‘mujer sola en un aparcamiento desierto’ (típica situación de vulnerabilidad) aplicamos este párrafo a ‘niño en un colegio con profesores pederastas y gestores que lo toleran’, a todo el mundo le resulta fácil empatizar con las potenciales víctimas y condenar a los agresores. Sólo a unos poquísimos pastores de la iglesia, envalentonados / cegados por su poder omnímodo se les ha ocurrido culpar a la promoción del porno en la sociedad y a l@s propi@s víctimas, acusándolas de ‘ir provocando’:

Sin embargo, muchísimos hombres y una desgraciadamente ENORME cantidad de mujeres consideran que no existe tal paralelismo: para la mayoría de ell@s l@s niñ@s son sagrad@s (libres de pecado), mientras que las mujeres, no. La Biblia lo deja bien claro: Eva tentó a Adán y Jesús dijo: “dejad que los niños se acerquen a mí”. Palabra de Dios, amén.

Por supuesto que las víctimas de pederastia han sido y son mucho más indefensas que las víctimas adultas, pero tienen en común lo esencial: la desigualdad jerárquica (poder, credibilidad, etc.) en una situación de violencia, no sólo frente al agresor, sino frente al entorno social. Véase que:

  • En otros tiempos (tampoco muy lejanos), ni siquiera se planteaban investigaciones -ni mucho menos castigos- en casos de pederastia. 
  • En estos tiempos, las denuncias que las mujeres presentan en casos de violencia (sexual o de género) están siendo peligrosamente puestas en entredicho. 
  • Tanto en casos de abusos a menores como en los de violación a adultas, las medidas ‘correctivas’ se limitan a proteger a la víctima, NUNCA a corregir las conductas agresivas. Eso en el mejor de los casos. En el peor, se llega a culpar a la víctima u otras circunstancias.

¿No huele algo mal en esta filosofía? ¿No será que EN NINGÚN CASO las instituciones y jerarquías pueden permitir que se alteren las relaciones de poder existentes mediante un sistema educativo / ético equilibrado y universal?